•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La firma israelí OrCam Technologies ha presentado en Madrid un dispositivo inteligente de lectura y reconocimiento visual, OrCam MyEye, que convierte en palabras la información captada por la vista, sea en forma de texto o de imágenes, de manera que su usuario puede “oír lo que no puede ver”, ha explicado a Efe el responsable de comunicación de esta compañía, Rafi Fischer.

El dispositivo consiste en una cámara en miniatura fijada al marco de las gafas que reconoce y traduce la información visual a través de un auricular conectado a una pequeña caja que aloja la batería y el “cerebro” del aparato, capaz de ver, aprender y mejorar mediante un desarrollo de algoritmos e inteligencia artificial.

Su objetivo es ayudar a personas ciegas o con discapacidad visual a “manejarse diariamente con independencia, ejecutando acciones cotidianas como ir al supermercado, leer el menú de un restaurante o reconocer rostros y multitud de objetos”, ha asegurado Fischer, quien cree que su uso “aporta una mejora significativa en la calidad de vida de este tipo de usuario”.

La cámara se activa “mediante un simple gesto intuitivo, señalando con el dedo o pulsando un botón”, y tiene la ventaja de que “no necesita una conexión a internet o a cualquier otro dispositivo, ya que funciona de forma autónoma”.

La traducción de imágenes en palabras sucede prácticamente en tiempo real, pues “transmite toda la información al instante a través de un pequeño altavoz incorporado que reconoce hasta 100 rostros y 150 ítems previamente registrados”, lo que permite “ver” el mundo que rodea a las personas con discapacidad visual a través de OrCam MyEye.

Universidad de Jerusalén 

La tecnología de inteligencia artificial y el desarrollo matemático que han permitido este sistema fueron creados por el equipo del profesor Amnon Shashua de la Universidad Hebrea de Jerusalén, que comenzó a trabajar en este proyecto a partir de 2010, cuando nació OrCam, y que en la actualidad continúa trabajando en nuevas funciones como el reconocimiento de colores y del género de las personas que interactúan frente al usuario.

Tras cinco años de investigación y desarrollo, la compañía comenzó a comercializar sus productos en EE. UU. en 2015 y, en 2016, llegó a Reino Unido, Alemania y Australia.

En la actualidad “contamos con miles de usuarios” a pesar del elevado precio de OrCam MyEye, que rondará “en torno a los 3,900 euros para el caso de España”, aunque el precio final definitivo “dependerá en última instancia de las ópticas encargadas de comercializarlo”, que pertenecen a la multinacional francesa Essilor, cuya portavoz Noelia Suárez ha explicado a Efefuturo que este aparato “ayudará a las 979,200 personas ciegas o con algún de tipo de discapacidad visual como la degeneración macular, la retinopatía diabética, la enfermedad de Stargardt o las miopías magnas”.

Existe también una versión más limitada y por tanto asequible del dispositivo que se limita a un modo de “solo lectura” y que “ayudará a personas con problemas de dicción o dislexia”.

Fischer ha añadido que la reciente adquisición por parte de Intel de la firma Mobileye —especializada en inteligencia artificial y vehículos autónomos—, en una operación por valor de 14,300 millones de euros, ha convertido a Israel en un escenario “muy atractivo” para los gigantes de las telecomunicaciones.

“Tel Aviv es ahora mismo el principal semillero de empresas tecnológicas emergentes en Israel y por eso le llaman Silicon Wadi, pero Jerusalén también está creciendo y poco a poco se está colocando al mismo nivel que la capital”, ha añadido este experto.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus