•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un domingo una empresa nicaragüense obsequió nacatamales a tuiteros activos y de repente parecía que Tuiter se inundaba con la promoción ¿Por qué sucedió ese efecto? Fácil,  trabajaron con microinfluenciadores.

Para describir lo “micro”, es válido preguntarse ¿Hay influenciadores en Nicaragua? Esos personajes locales que con lo que dicen y hacen en redes sociales tienen la capacidad de hacer reaccionar a un grupo de usuarios. ¿Reaccionar? En teoría tendrían que crear hábitos de consumo en sus seguidores; pero es mucho pedir.  Tienen la capacidad básica de crear un pequeño foco de atención sobre los productos y servicios que utilizan, cuando ganan “comentarios”, “retuits” o “me gusta”. Así, una empresa podría aprovechar dicho fenómeno para promocionar su marca, si incluyen a estas “figuras” en una campaña publicitaria.

En Nicaragua, el mayor nivel de reacción en los usuarios digitales está enfocado no a lo que “se dice y hace” en redes sociales sino a lo que “se dice y hace”  en la televisión. El eco está en las redes, pero la acción en los medios de comunicación. En ese contexto, un usuario que llaman “influenciador” gana prestigio, seguidores y comentarios en su paso por los medios de comunicación y utiliza las redes sociales como el último canal de reconocimiento. 

En cambio, los microinfluenciadores son esos usuarios activos cuyo reconocimiento no se los da la televisión ni la prensa, sino las redes sociales. Son perfiles que gozan de una cantidad media de seguidores (podría andar entre 500 y 10,000; por poner un ejemplo). Si lográs reunirlos para una campaña de marketing digital tendrían mayor fuerza de influencia que un usuario que goza de grandes cantidades de seguidores.

¿De dónde sale esa teoría? Markerly, una agencia de Mercadeo especializada en campañas con influenciadores, cuyas instalaciones se encuentran en Austin, Texas, volteó la atmósfera del mundo digital. El año pasado elaboró un estudio que demostraba que usuarios activos con cantidades medias de seguidores tenían más fuerza de influencia que las figuras que cuentan con grandes cantidades de fans.

Los datos del estudio demostraban que con el aumento de seguidores de un influenciador, disminuye la tasa de participación de sus fans.

Aquellos usuarios con menos de 1,000 seguidores recibían reacciones el 8% del tiempo. En cambio los usuarios con más de 10 millones de seguidores recibían una interacción de 1.6%. El estudio estaba implementado en EE. UU. para usuarios de Instagram. De 800,000 perfiles analizados, la mayoría contaba con 1,000 seguidores.

En Nicaragua, trabajar con microinfluenciadores es aprovechar una red de usuarios que pasan 24 horas tuiteando, posteando en Instagram o en Facebook. Son nativos y su reconocimiento no viene de los medios de comunicación sino de su vida social en digital. Si se incluyen en una estrategia digital para focalizar una marca, se obtendrá el efecto de invadir la red social con la campaña de tu producto y servicio, estarías trabajando directamente con influenciadores natos dentro de las redes sociales.
 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus