•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Se sienten en condición física?, hay que caminar 3,200 metros. Fue lo primero que nos preguntó el guía antes de iniciar nuestro recorrido en el Refugio de Vida Silvestre El Chocoyero-El Brujo, una reserva natural que se sitúa en el municipio de Ticuantepe, a unos 30 kilómetros de Managua.

José Santos Valle, guardabosque de la reserva y quien nos acompañó en esta aventura, relata que este lugar fue declarado área protegida el 23 de junio de 1993 y luego fue elevado a la categoría de refugio de vida silvestre en el año 2004.

Según Valle, este refugio es considerado el mayor reservorio de agua dulce de Managua. Sus dos cascadas: El Brujo y El Chocoyero, abastecen de agua potable a varias comunidades de Ticuantepe. Con más de 20 metros de altura, estos saltos están entre los principales atractivos de la zona.

Santuario de aves 

A medida que avanzamos, el guía nos cuenta que en la reserva se han identificado 186 especies de aves, 44 son migratorias y provienen de Estados Unidos y Canadá, las demás son locales. La especie que más predomina es el perico del Pacífico, conocido como chocoyo, de ahí que al lugar le llamen “Chocoyero”. 

Durante el recorrido es común escuchar el sonido de los monos congos, que con facilidad se aprecian en un sendero dedicado al avistamiento de esta especie. Aquí se han identificado 56 tipos de mamíferos, los que más se reproducen son los monos cara blanca, pizotes, ardillas, osos hormigueros, guatusos, chancho de monte, venados, armadillos, entre otras especies.

Te interesa: Galería El Chocoyero

Los garrobos, iguanas, lagartijas y culebras forman parte de las 33 especies de reptiles que se han descubierto en el refugio. También hay 11 tipos de anfibios, incluida la rana verde de ojos rojos, conocida como Agalychnis callidryas.

Este santuario también alberga 163 especies de árboles y arbustos. Los más predominantes son: el guayabón, níspero, higuerón, ficus elástica o árbol de hule, chilamate negro y cedro real. El guía recalca que lo están protegiendo y reproduciendo para que su especie no desaparezca y para que la fauna se alimente de sus frutos y sus raíces infiltren el agua al manto acuífero.

Riqueza hídrica

Tras caminar 1,800 metros, en un terreno con superficie irregular: partes planas y pendientes, hemos llegado a la cascada El Brujo. El guardabosque cuenta que lleva este nombre porque hace unos cien años, cuando se descubrió por primera vez, los lugareños no sabían exactamente de dónde provenía la fuente, se trataba de un río subterráneo, sus aguas salían a la superficie por una quebrada de 70 metros y luego se infiltraba hasta desaparecer por completo.

La vista que ofrece ese manantial es preciosa. Del Salto, un potente chorro con una capacidad de 120 galones por minuto, se abastecen de agua potable las comunidades de San José, Los Ríos y La Francia.

A 1,200 metros se encuentra la otra cascada, El Chocoyero, que abastece del vital líquido a la comunidad El Edén. En verano su caudal es de 50 galones por minuto, en invierno la cantidad se duplica.

A la par de la vertiente, un enorme farallón de unos 80 metros de altura y de origen volcánico es el refugio de cientos de chocoyos. De los huecos en las grandes paredes rocosas salen cada mañana estas aves en bandadas en busca de alimentos y regresan a eso de las 4:00 o 5:00 de la tarde para dormir.

Senderos

Para los más arriesgados y aventureros, el refugio ofrece senderos sobre la superficie alta de la reserva, estos son de entre cinco y ocho horas. Dos guías capacitados y con implementos como cuerdas y equipos de primeros auxilios te acompañarán durante el recorrido.

Aunque la reserva es pequeña, hay pendientes que podrían dificultar su acceso a los senderos, por eso el guía advierte que se lleve agua para mantenerse hidratados y que si presentan problemas de presión arterial es mejor optar por las caminatas de la parte baja, que son menos arriesgadas. 

En el lugar también podrías acampar o bien hospedarte en las cabañas, esto te permitiría hacer algunas excursiones guiadas por la noche.

¿Cómo llegar?

En vehículo: desde Managua te vas por la Carretera a Masaya, al llegar al kilómetro 14 girás a la derecha con dirección a Ticuantepe, luego te dirigís a la carretera que va a La Concepción y en el kilómetro 21 y medio girás a la derecha, allí vas a ver las señales que te indicarán la ruta, el refugio está a unos ocho kilómetros. Es recomendable hacer el viaje en un vehículo 4x4 porque es un camino de tierra con superficie irregular.

En bus: en el mercado Roberto Huembes de Managua tomás el bus que va para Ticuantepe, te bajás en el casco urbano del municipio y allí contratás el servicio de mototaxi que te conducirá hasta el centro de visitantes del refugio.

Costos

Turistas nacionales: C$40
Turistas extranjeros: C$90
Niños: C$10
Estudiantes de primaria: C$15
Universitarios: C$25
Sendero de avistamiento: US$4
Sendero de aventura: US$40
Cabaña familiar: US$30
Cabaña matrimonial: US$20

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus