•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Además del arte, el diseño y la pintura, a Fer Granados le apasiona la música y de ella afirma: “La música para mí  es como el arte que fluye en el viento, un sentimiento que si lo transmitís de la forma correcta erizás los pelos de la gente, hasta incluso hacerlas llorar”.

Granados tuvo la oportunidad de compartir ese sentimiento junto al compositor y cantante venezolano Franco de Vita en un concierto que brindó en la capital en el mes de agosto, en el que interpretaron la canción “Tan solo tú”, que tiene a dúo con la roquera mexicana Alejandra Guzmán, una experiencia que la capitalina recuerda como inexplicable.

Después de unas dos o tres canciones, De Vita llamó al escenario a Granados, quien había sido, junto a los hermanos Vaughan (Augusto y Albano), telonera del concierto, interpretando covers en españos e inglés.

Nervios

Miles de nicaragüenses recibieron a la nica entre aplausos, gritos y conmoción. Antes de salir al escenario Franco le preguntó si había ensayado la canción, ella le dijo que sí, y él respondió “confío en ti”. “No hubo tiempo de nervios porque salí antes de lo planeado”, cuenta la nica.

“A veces no puedo explicar la experiencia, pero es algo que siempre va a estar en mi corazón y en mi alma, a veces recordando vuelvo a sentir esa emoción, también lo que él me transmitió en ese momento, su reacción al escuchar mi voz, porque nosotros no ensayamos”, compartió.

Herencia

Granados siempre estuvo rodeada de la música, de hecho, la primera vez que cantó en un escenario fue en un Teletón, cuando ni sabía leer, pues solo tenía 4 años. “Me aprendí la letra escuchando la canción con mi abuela, se llama ‘Que canten los niños’”, contó.

Nieta de Martha Vaughan, conocida como la Diva del Rock, y del guitarrista Ricardo Palma, la capitalina atribuye sus influencias musicales a su familia, muchos le llaman la dinastía Vaughan, comenta Granados.

También expresó que en su familia se aprecia mucho la música y que tiene tíos y primos que también son músicos, cuyo apoyo hacia ella es incondicional.

Boom

La capitalina relata que la oportunidad que le abrió un espacio con el público nicaragüense fue la puesta en escena de la obra “Burlesque”, en la que interpretó a “Alí”, una chavala de pueblo que llega a la ciudad para perseguir sus sueños.

“Con mi profesor Donaldo Sevilla elevé al máximo mi capacidad, estaba interpretando canciones de Cristina Aguilera y son temas que me retaron siempre. A partir de ahí fue cuando realmente saqué lo más que pude de mi voz, fue como mi debut”, refirió.

“Íbamos de bajo a alto, estábamos en la escala más baja y de repente pegaba unos ‘alaridos’ que ni yo me los creía”, recuerda la nica.

Una huellita

La talentosa joven también relató que “la gente está admirando mi voz, entonces me gustaría dejar marcada una huella como una de las mejores vocales femeninas de Nicaragua”.

Granados cuenta que muchas personas le sugirieron buscar una oportunidad fuera del país junto a un productor y una casa disquera, pero su prioridad es, además de concluir sus estudios de diseños, seguir haciendo música en Nicaragua.

“Soy feliz cerca de mi familia, novio y amigos, mientras esté haciendo lo que me gusta, mi mundo es feliz”, finalizó. 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus