•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Divertidos y muy ingeniosos. Así son los chavalos de Nadsat. Una banda que se formó desde hace un año y que traen consigo una nueva propuesta musical para el público nicaragüense.

Está conformada por seis miembros: César Cáceres (vocalista), Juberth Flores (bajista), Miguel Navarrete (guitarrista líder), Jamil Zeledón (tecladista), Swynton Hodson (batería) y Rodrigo Peralta (segundo guitarrista).

Los muchachos dicen estar ansiosos de compartir con el público cada una de sus canciones de modo que identifiquen por medio de sus letras nuevas ideas artísticas para renovar la conciencia que se tiene de la sociedad.

A través de la música

En su último año de secundaria, Juberth Flores, Miguel Navarrete, Swynton Hodson y César Cáceres eran elegidos constantemente para animar los actos culturales de su escuela. A instancias de Justo Incer, uno de sus maestros, estos cuatro compañeros de clases empezaron a ensayar varias canciones y conforme pasaban las prácticas, se fueron tomando más en serio la idea de formar una agrupación musical. “Fue el profesor el que realmente nos unió, no éramos ni siquiera amigos, lo único que teníamos en común era el gusto por la música”, explica Cáceres.

Tras haber finalizado sus estudios en la secundaria, una nueva etapa les seguía: la universidad. Pero en lugar de separarse, Nadsat se volvió más unida. “Al principio ni siquiera nos hablábamos y ahora somos inseparables”, refiere Cáceres.

El sabor de Nadsat

La influencia musical de estos chavalos es variada. The Beatles, Pink Floyd, Led Zeppelin y hasta bandas argentinas de los 90 son su fuente de inspiración.

Más que un género musical, Juberth Flores aclara que lo que siguen es un estilo: el blues. “Eso de definirnos en una sola categoría nos limita a probar nuevas cosas”, comenta.

Algunas de sus canciones, “Nadsat”, “Zanate”, “Managua” y “Silueta Espacial” hablan sobre experiencias personales y temas sociales, cada una con sonidos distintos: funk, rock alternativo, progresivo y metal son algunos con los que experimentan.

“Nosotros quedamos conformes con las rolas en el momento, pero después siempre buscamos la manera de arreglarlas y meterles algo nuevo”, señala Navarrete. En este punto, es Mario René Ruiz, bajista y vocalista de Milly Majuc, el que siempre está aconsejándoles en su quehacer musical.

“La más romaticona”

El último sencillo de Nadsat se titula “Silueta Espacial”. Esta nació cuando el tecladista de la banda, Swynton Hodson, se alejó de sus compañeros por un tiempo. “Practicábamos con otro baterista, pero no era lo mismo,” admite Navarrete.

Los chicos explican que es una canción que se puede dedicar a cualquier persona que represente algo importante para uno. “Habla de amor, pero no necesariamente del que sentís por tu pareja, sino también de alguien más que realmente te importe”, comenta Cáceres.

La mayoría de sus letras hablan sobre temas sociales y algunas experiencias de sus miembros. “El punto como banda es cuestionarnos las cosas como normalmente las ves, de cómo concebir el mundo de forma diferente”, explica Flores.

Planes

El objetivo de Nadsat para los próximos meses es tener listas más canciones grabadas en estudio. En las últimas semanas han logrado ese propósito, pues en su cuenta en soundcloud: Nadsat-banda, ya se puede escuchar “Managua”.

Pese a que les ha constado salir adelante, estos chavalos siguen trabajando en lo que más les gusta: la música, pero en definitiva, lo que más disfrutan de ello es compartir su pasión con el público nacional.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus