•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mover las caderas al ritmo de danza árabe es la especialidad de Alexa Nadir Roxelin Zogaib, una joven de 21 años que se viene abriendo paso en el escenario artístico y cultural. Las ondeadas líneas de los movimientos que ejecuta con sus manos y cadera dejan entrever la experiencia que Roxelin ha venido cultivando desde que era una niña, pues comenta que su abuelo es de origen libanés y que posiblemente por ese nexo sanguíneo es que haya sentido el llamado por este tipo de danza artística.

La joven dice que siempre supo que su pasión sería el género musical árabe. “Antes bailaba yo solita y como mi abuelo podía mover el estómago, entonces yo empecé a imitarlo mientras me miraba en un espejo”, comenta. Actualmente, la joven cursa el último año de la carrera de Comunicación y Relaciones Públicas en la Universidad Americana (UAM) y está involucrada en un proyecto que se llama “Amalgama artística”, el cual creó junto a un amigo para recrear a las personas a través de artes, como: la danza, pintura, teatro, entre otros.

Esta chica de tez blanca y sonrisa resplandeciente manifiesta que siempre ha estado metida de lleno en el arte y en la gestión cultural. Sus primeros pasos en el baile se asomaron a la edad de 13 años, cuando tuvo la oportunidad de ingresar a una academia de danza, además que expresa que pulía su habilidad viendo videos, de forma que se convirtió en autodidacta hasta el punto que su maestra de baile le ofreció convertirse en profesora, también para instruir a otras niñas, cuya oferta recuerda no haber aceptado, porque apenas cursaba el sexto grado.

La danza árabe te enseña a ser sensual con vos misma, te enriquece como persona y aprendés a mover todo tu cuerpo".

Proyectos

Con el tiempo y la necesidad, esta chica originaria de Managua, empezó a  darse a conocer y decidió aventarse a dar clases. Recientemente, como una manera de recrear a las personas, la joven concretó uno de sus proyectos "Amalgama artística", que se trata  de llevar actividades en diferentes restaurantes o bares que incluyen números de arte, música, poesía, danza y teatro.

Más de ella

Entre sus pasatiempos lo más ameno para ella es estar involucrada en cosas de cultura, estar pendiente de conciertos y exhibiciones de arte y, por supuesto, bailar cuando se lo piden.  A esta chica le llama la atención cuando alguien está haciendo un solo o una improvisación, porque eso habla muy bien de la persona, de que es segura y que puede controlar y armonizar su cuerpo.

Para ella, el paso más complicado es mover el estómago, la ondulación. "A la gente le cuesta, porque hay que concentrarse, después hacer tres movimientos: contener, sacar y volver a contener, es decir llegar desde abajo hasta arriba o viceversa, y las personas se desesperan, pero hay que tener paciencia". "La comunicación la he incorporado con el baile y quisiera enfocarme en una maestría de gestión cultural para promover a los artistas nicaragüenses, finaliza la joven.  Alexa imparte clases de danza árabe en Casa Luna todos los sábados de 9:00 a 10:30 de la mañana y por la tarde, de 3:00 a 4:30.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus