•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con más de 10 años de dirigir el Ballet Folclórico Camilo Zapata, el maestro y bailarín de danza folclórica, Jonathan Caballero Peralta, es un hombre apasionado por el folclore nacional e internacional.

Comenzó a dar sus primeros pasos en los escenarios a los 14 años de edad.

En el año 2004, debido a su dedicación y amor por la danza, forma parte del elenco del Ballet Folclórico Haydée Palacios y, empíricamente, realiza sus primeras coreografías fundando así el grupo de danza folclórica Nicaragua Mía –grupo conformado por estudiantes becados internos de la UNAN-Managua— es así, como esta alma máter reconoce su labor artística y cultural, ascendiéndolo para ser el director del reconocido Ballet Folclórico Camilo Zapata en el año 2006.

¿Cómo nace su pasión por la danza?

Nace en los escenarios de los colegios. Me enamoré de la danza viendo a otros bailar en los actos de mi escuela. En ese momento, yo era un simple espectador, siempre tuve ese sueño de poder estar en los escenarios, pero a los 14 años de edad empecé a dar mis primeros pasos en este maravilloso mundo de la danza y hoy dirijo el ballet de la UNAN, la universidad que me vio crecer como persona y como profesional.

¿Qué significa para usted el folclore?

El folclore es la expresión más auténtica del pueblo. El acercamiento con otros países me ha enseñado que el folclore rompe fronteras. Para mí, ha sido un orgullo poder llevar a otros países muestras de cada una de las danzas folclóricas de mi Nicaragua.

¿Cuál ha sido el momento más feliz en su trayectoria?

Cuando por primera vez mi mamá y mi papá fueron a verme bailar en las tablas del Teatro Nacional Rubén Darío. Yo no tenía todo el apoyo  de ellos, pero cuando vieron que el Jonathan de antes se transforma en un bailarín completo, me apoyaron. Fue un momento que me marcó emocionalmente, porque yo sabía que ellos estaban ahí. Fue emocionante para mí, porque supe que desde ese entonces ellos estarían conmigo.

¿Qué significó ser director a los 21 años?

Era un reto que tenía que ganar. En la primera gira internacional del ballet se me salieron las lágrimas porque era muy joven, tenía 21 años. La universidad confiaba en que Jonathan Caballero iba a salir adelante con el Camilo Zapata. Para mí, eso fue un orgullo, porque el lugar donde es mi centro de enseñanza, es mi centro laboral. Me siento doblemente orgulloso, soy parte de la calidad de la UNAN Managua y la misma calidad se la imparto a los estudiantes.

¿Cuál es la pieza musical que más le gusta?

La pieza que más me gusta es “Aquella Indita”, es una pieza que me ha marcado y me ha hecho bailarín. Mis amigos se molestan porque les digo: cuando yo muera, no me lloren. Siempre he dicho que “Aquella Indita” debe ser una de las primeras piezas que tiene que sonar en mi sepelio, porque es una canción bella y quiero que me recuerden como el Jonathan carismático que he sido siempre.

¿Qué hace en su tiempo libre?

Cuando estoy limpiando me gusta escuchar música, me encanta limpiar y que todo esté ordenado, me fascina la música romántica. También disfruto ver películas románticas, “Amor en los Tiempos del Cólera” es una que siempre recuerdo.

Reconocimientos

Este artista, nacido en Posoltega, Chinandega durante su trayectoria ha obtenido diferentes reconocimientos por su incansable labor con el folclore nicaragüense: Medalla de Honor al Mérito, en Venezuela 2009; medalla al Bailarín Destacado por el Ballet Folclórico Haydée Palacios 2010; Visitante Ilustre, en Venezuela 2010; Reconocimiento “Nicaragua Tierra de Maestros” en septiembre de 2015, entre muchos más.

Amor a Nicaragua

Jonathan Caballero.

EDAD: 32 AÑOS
PROFESIÓN: Bailarín.

En el año 2004, a través de su dedicación y amor por la danza forma parte del elenco del Ballet Folclórico Haydee Palacios y, empíricamente, realiza sus primeras coreografías fundando así el grupo de danza folclórica Nicaragua Mía.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus