•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si querés salir de la rutina y experimentar un menú gastronómico diferente, acompañado de un ambiente lleno de arte, te recomendamos visitar Mama Yamna el Chante, en Jinotepe, donde  podrás pasar una tarde o noche agradable en compañía de amigos, tu pareja o familiares.

‘El Chante’ es un lugar acogedor y su atractivo se centra en las diferentes expresiones artísticas que se mezclan, como son: la pintura, el graffiti,  la música. Además, de los precios accesibles, el ingenio de sus propietarios al ofrecer platillos diferentes y la opción de poder distraerte con el juego de cartas ‘uno’,  ‘jenga’, dominó, entre otros.

Los inicios

En julio 2015 María Eugenia Paiz y Bernardo Vargas, propietarios,  abrieron las puertas del Mama Yamna y contaban únicamente con cinco mesas, pero tenían como reto  ampliar el lugar para atender mejor a sus clientes y contar con un espacio donde se pudiera exhibir y crear arte.

Uno de los principales atractivos de “El chante” es el menú. Vargas, el chef, relata que mucha gente se ríe cuando les cuenta que tanto los nombres como los platillos, lo inventaron ellos mismos.

Paiz aseguró  que todos los platillos que ofrecen son cien por ciento naturales. “Hacemos nuestra propia salsa de tomate, mayonesa y chileros. No ofrecemos gaseosas, sino que nos enfocamos en preparar batidos y smoothies con alimentos como la moringa,  maca, ginseng, cacao y también infusiones como la jamaica con jengibre o  manzanilla con limón”, detalló.

Los clientes tienen muchos platillos favoritos, pero el más solicitado son las ‘papas encachimbadas’, inspirado en las patatas bravas españolas, pero transformado y combinado con sazón latino.

  • El horario de atención es: de miércoles a sábado, de 2 a 10p.m., domingo de 2 a 8 p.m.

Señaló que ‘Mama Yamna’ es un espacio abierto para todos, desde quien desea trabajar usando el wifi, la pareja de novios que quiere celebrar su aniversario, amigas que tienen 30 años de conocerse y dejan a los esposos en la casa para salir por una noche de chicas y de sangría, los compas que quieren relajarse después de una semana de trabajo duro, hasta los turistas que buscan una opción diferente.Bernardo Vargas y María Eugenia Paiz, propietarios.

Un café pendiente

Los propietarios comentaron que también tienen la iniciativa del  ‘Café sospesso’  o ‘Café pendiente’, original de Italia y trata que “la gente que pasa solicitando una ayuda, los invitamos a la taza de café que alguno de nuestros clientes le dejó pagada.  A muchos les da pena pasar adelante, pero nadie rechaza el cafecito. Nosotros siempre que podemos aprovechamos para sacarles algo sencillo de comer para que acompañen el café y la experiencia sea más agradable en general”.

Las coordenadas

Mama Yamna el Chante, está ubicado de la Policía Nacional media cuadra al oeste y media cuadra al sur. El horario de atención es: de miércoles a sábado, de 2 a 10p.m., domingo de 2 a 8 p.m.  Si visitás el lugar podrás saborear las crepas, ensaladas, postres, batidos; superfoods, spreads, cervezas artesanales, sangría, entre otros.

El nombre

Mama Yamna el Chante es un personaje salido del imaginario de Vargas y Paiz. Explican que el termino Mama se refiere a una mamá universal, pues es la costumbre nicaragüense de decirle ‘mama Luisa’ y ‘mama Marcia’ a nuestros seres queridos. “Yamna es una palabra en Misquito que significa creación, así nace Mama Yamna el Chante, que para nosotros es un personaje, una madre, una abuela, llena de sabiduría universal, de bondad, de ganas de compartir con todos en su chante (casa) todos sus secretos culinarios, curativos y artísticos”, concluye Paiz.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus