•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Han pasado más de 4 décadas y La Crema Batida sigue siendo un lugar lleno de locuras, pero para comer en serio y un punto de atracción para todos. Ubicado en Camino de Oriente, el negocio familiar sobresale por la mezcla de ingredientes con el fin de ofrecer una serie de sabores entre malteadas, sándwiches, quesadillas, helados, las particulares hamburguesas, churrasco, ceviches, fajitas, paninis de jamón, aros de cebolla, tostones con queso y muy recientemente la incursión de una variedad de ensaladas y platos ejecutivos.

Creado como una propuesta de valor para las familias nicaragüenses, doña Josefina mejor conocida como “doña pinita” y don Mario Salvo diseñaron La Crema Batida en 1976 en Camino de Oriente, lugar donde se se encuentra aún. Desde entonces, los padres de familia en conjunto con sus hijos y nietos tienen ya como tradición degustar de los platillos que ofrece el restaurante después de salir de misa, del cine, en época de ligas deportivas donde el lugar es visitado entre amigos y quienes también disfrutan de boquitas y cervezas o simplemente detenerse mientras se transita por el sector y disfrutar en buena compañía.

Bertha Cecilia Martínez,  gerente general de La Crema Batida, recuerda que cuando era niña, visitaba el restaurante con frecuencia. A su memoria vienen los nombres muy curiosos que tenían los platillos, tales como: el lápiz, Topo Gigio,  El Lorenzo, el pepito, el club y que a su vez muchos aún lo recuerdan y lo ordenan, asimismo una serie de cuadros muy coloridos y grandes alusivos a la diversión, al arte y a la música, puestos en las cuatro paredes que conforman el local.

Todavía permanecen algunos, y la vetusta pintura suele comunicar la alegría que aún se vive en ese local.

En una esquina, una antigua roconola fungía también como un punto de atracción. “Era un lugar de mucha alegría, todo estaba lleno de locura”, comparte Martínez y quien argumentó que el concepto sigue siendo el mismo.

El restaurante permanece abierto todos los días del año, excepto jueves  y viernes Santo de cada año. La apertura es desde las 7:30 de la mañana hasta las 10:30 de la noche. Ofrecen desayuno y almuerzos ejecutivos que son servicios de ensalada con selección de tres platos, carne, pollo o pescado, con la opción de elegir café o una copa de helado, también ponen a disposición comida para la cena con todo el menú abierto.

Martínez mencionó que este es un lugar que ha trascendido, principalmente por el servicio personalizado que entregan a sus clientes, puesto que los meseros, chefs, administradores llevan años de laborar en el punto de reunión de las familias y esa entrega ha sido la principal razón de permanencia pese a las competencias, además de la calidad y particularidad de los sabores.

“Nos preocupamos mucho por el servicio y en realidad el éxito del servicio de este restaurante es básicamente el personal, quienes tienen el ADN de este negocio. Ellos lo sienten como propio, al cual le tienen un gran cariño, mucha lealtad y respeto, herramientas claves en los  buenos negocios, porque ellos son parte del crecimiento”, expresó Martínez.

La Crema Batida permanentemente brinda promociones, a la fecha ofrece todos los lunes paquete de Club Sándwiches más bebida a seis dólares y los martes al mismo precio una quesadilla con su gaseosa. Adicional los días jueves tienen descuentos en alianza con Banpro al pagar con tarjetas de crédito y los miércoles con Banco Ficohsa.

Es un restaurante bastante accesible para la economía del consumidor, hay platillos como churrasco a un valor desde los 10 dólares a 15 dólares; los sándwiches y hamburguesa los puede encontrar desde 4.59 a 7 dólares; degustar de las ensaladas equivale invertir de 8 a 12 dólares, las malteadas y helados a menos de 3 dólares, por mencionar algunos.

La oportunidad de empleo que ha generado el restaurante es un punto bien visto para la gerente, al tener actualmente 30 colaboradores.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus