•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luego de disfrutar un poco de la cultura nipona en Tokio, para luego  realizar escala por un par de días en Singapur, país que tiene más reglas que la tabla de la matemática para mantener el orden civil, nos dirigimos a la ciudad de Bangkok, Tailandia, en donde iniciamos una aventura inolvidable: aprender a bucear en el golfo de este hermoso país.

Pero antes de dirigirnos a la hermosa isla de Koh Tao, catalogada por “TripAdvisor” como la mejor en Asia y octava en el mundo para realizar snorkeling y buceo, recorrimos los principales lugares turísticos de la ciudad de Bangkok, una ciudad que se confunde entre la belleza y lo inimaginable. 

Iniciamos nuestro paseo por el río “Mae nam chao Phraya”, (Madre de los ríos en el reinado de Sium), ya que dicen, que si visitas Bangkok y no haces este recorrido por ferri, es como que no hayas visitado esta hermosa ciudad. Sus aguas sucias y de un caudal denso, nos lleva por varios puntos muy importantes de la ciudad. Los hermosos templos budistas se visualizan a la margen del río y la guía turística del barco anuncia constantemente la historia de cada templo por el cual vamos pasando y a la misma vez, anuncia la parada correspondiente para que el turista escoja que templo visitara, usualmente, las paradas se encuentran enumeradas del 1 al 13 haciendo muy fácil para que el turista escoja la parada correcta.

También se puede divisar a lo largo de este caudaloso río, bares y restaurantes donde se puede ir a disfrutar de un suculento almuerzo o bien, de una refrescante bebida al gusto del cliente. Los bares a la margen del río le hacen un parecido al antiguo Malecón de Managua. Por el otro extremo de la corriente fluvial, se divisan casas de zancos haciéndole un parecido a las viviendas que se encuentran en las costas de Bluefields.

Una vez finalizado el recorrido, las famosos motos Tuc Tuc de esta ciudad que sirven como taxi, están por todas partes, a las personas que piensan visitar esta ciudad, les recomiendo que mejor tomen siempre un taxi local que utilice un medidor electrónico del recorrido esto debido, a que muchos de los motocicletas de los Tuc Tuc, se aprovechan de la ocasión y cobran dos o tres veces más que un taxi local.

Vida nocturna

Por la noche, Bangkok se convierte en una ciudad fascinante con comidas exóticas que se encuentran en muchas de sus populares calles. Los tailandeses son muy conocidos porque comen todo tipo de animales incluyendo los raros, uno de estos es la rana, ellos las cocinan en forma de parrillada, dicen que sabe a pollo. Para no quedarnos con la intriga, ordenamos una, en realidad saben a pollo.

En esta ciudad donde las luces se apagan hasta cuando se marcha el último cliente, usted encuentra de todo. Basta con ir a la popular “Thaniya Plaza”, en este lugar usted encontrará desde artesanía, hasta de una compañía femenina que lo asistirá por todo su recorrido en Bangkok, para que no se sienta solo ni melancólico por estar lejos de su país. Estas hermosas damiselas se sientan en pupitres como si estuvieran en clase de secundarias a lo largo de las cuadras de esta plaza. 

Pero para no distraernos tanto, dejamos el bullicio de Bangkok y nos dirigimos a la terminal de buses que nos llevará hasta la localidad de Lomprayah, donde tomamos un ferry para que nos lleve a la isla Koh Tao. El recorrido en bus dura siete horas y media, y una hora y media en ferri para llegar a la isla.

El paraíso

Turistas de todas partes del mundo llegan a diario a este paraíso terrenal para aprender o bien, para practicar el buceo, un deporte catalogado por los locales, como el deporte perezoso, debido a que siempre se practica de una forma lenta y sin la prisa de llegar a la meta en primer lugar. Este tipo de actividad que nunca la habíamos practicando anteriormente, nos mantuvo con la adrenalina al cien por ciento. Lo anterior, porque un error humano puede costar la vida cuando se está buceando.

Pero lo bello y lo confortable de la isla, más las nuevas amistades que uno hace cuando se realiza este tipo de aventura, hicieron que nos olvidáramos del peligro que presenta bucear 20 metros bajo el mar en un lugar desconocido. 

También, que los 4 días de clases que tuvimos para aprender esta nueva actividad nos relajara por completo, hasta el punto que pudimos hacer la señal universal en buceo del “OK” en el fondo del mar, lo que significa que todo está bien, además, para resaltar que disfrutamos al máximo de esta nueva aventura en las profundas aguas del mar del golfo de Tailandia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus