•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Caminar por el bosque y escalar montañas es un placer que a muchos jóvenes y adultos les gusta disfrutar, pero subir a la cima de uno de los volcanes más activos de América y el más alto de Nicaragua es un reto que solo los más audaces aventureros se dan el lujo de aceptar. Ese reto se llama volcán San Cristóbal, en Chinandega.

El volcán San Cristóbal, que en época de la colonización española era conocido como “El Viejo”, forma parte del complejo volcánico San Cristóbal-Casitas, constituido por los volcanes San Cristóbal, el más alto de Nicaragua, con 1,745 metros de altura, el Chonco, el Casitas, el Moyotepe y el cerro La Pelona, todos ubicados en la cordillera de los Maribios, que forma parte del cinturón de fuego de América, una de las zonas volcánicas más activas del mundo.

La aventura empieza en Chinandega, saliendo del Hogar de Niños hacia la comunidad La Bolsa, en las faldas del coloso, distante unos 8 kilómetros de la ciudad. Hasta aquí llega el adoquinado y es necesario viajar en un vehículo 4x4 para subir por la estrecha trocha que lleva a la finca San Cristóbal de Las Rojas, que es una antigua hacienda cafetalera donde se inició el cultivo del café en Nicaragua a finales del siglo XIX. En este lugar, todavía se conserva parte de la maquinaria donde se lavaba y despulpaba el café que se cultivaba y aún se produce en la zona.

Te interesa: Galería "Volcán San Cristóbal, una aventura de altura"

La finca San Cristóbal de Las Rojas está ubicada en las faldas del volcán, a unos 700 metros de altura sobre el nivel del mar, donde  funciona un hostal que brinda atención a los turistas nacionales y extranjeros que desean tener un contacto directo con la naturaleza y vivir la aventura de caminar entre un bosque de árboles centenarios y sobre arena volcánica.

Este hostal tiene confortables camas para unas 15 personas en sus habitaciones y espacio en los corredores para otras 10, donde pueden dormir en hamacas recibiendo el aire fresco que viene del bosque. Es un lugar  ideal para disfrutar en familia o con los amigos;  limpio, acogedor y en un ambiente campesino, donde por la mañana se disfruta de un desayuno típico con sus frijolitos en bala o fritos con huevos de amor revueltos, una tortilla comalera y su infaltable taza de café cultivado en la misma hacienda. También es permitido llevar su propia comida. 

En la hacienda Las Rojas funciona una cooperativa de turismo alternativo formada en su mayoría por mujeres emprendedoras y jóvenes de la zona que han recibido capacitación de Intur, quienes ofrecen tour guiados a los senderos, miradores, volcanes vecinos y por supuesto, también guía para escalar el volcán San Cristóbal. 

Este proyecto en la Reserva Natural complejo volcán San Cristóbal-Casitas forma parte de la Ruta Colonial y de los Volcanes desarrollado por la ONG italiana África 70, en conjunto con la Cámara Nacional de Turismo (Canatur).

Entre los lugares a visitar, los guías ofrecen una aventura por el sendero El Destiladero, a unos 800 metros de la casa hacienda, hacia la cima del volcán, donde la naturaleza ofrece un fenómeno inusual, ya que aquí el agua de las nubes que cae en el cono arenoso del volcán se filtra y gotea en un desfiladero. Esa agua,  cristalina y pura, es de la que abastece parte de la población de las faldas del volcán.

Otro sitio a visitar es el bosque de galerías del cerro El Chonco, cubierto por una espesa montaña virgen donde aún existen tigrillos, (ocelotes), venados cola blanca, monos araña, chocoyos, loras y varias especies de murciélagos, además de decenas de especies de aves. En la comunidad  Las Banderas se encuentra un bosque donde existen árboles centenarios, entre ellos uno de más de 800 años de edad, que lamentablemente fue destruido hace 4 años por cazadores que le prendieron fuego a sus raíces para sacar algún animal allí escondido.

La caminata por los senderos es una oportunidad para fotógrafos aficionados, observadores de aves, ornitólogos, coleccionistas de mariposas, estudiosos de reptiles, murciélagos y amantes de la naturaleza, ya que este bosque es rico en biodiversidad tanto animal como vegetal.

“Somos la única empresa cooperativa que hace práctica de turismo sostenible, trabajando con las comunidades, para que el turismo deje algo de beneficio a la comunidad para su desarrollo y somos los únicos que hacemos turismo alternativo en la Reserva San Cristóbal”, dijo Miguel Corea, directivo de esta touroperadora.

Subir el volcán es un reto, pero la recompensa  en la cima es el bello espectáculo que se tiene alrededor. Desde allí se ve parte de Honduras, El Salvador, León, Chinandega y toda la costa del Pacífico de Nicaragua. 

Qué llevar

Para subir a la cima del volcán, primero hay que estar en excelentes condiciones físicas y de salud, llegar un día antes para salir de madrugada o las primeras horas del día, llevar agua (2 litros), ropa y zapatos adecuados, caramelos, protector solar, repelente de zancudos, comida liviana y sobre todo, ir con un guía local o de la cooperativa.

Cómo llegar: 

En Chinandega contactarse con África 70 al 23410901 o con la touroperadora Travel Tour Nicaragua, a través de su página en Facebook.

  • 1,745 metros de altura tiene el volcán San Cristóbal.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus