•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Visitar el Museo de Arte precolombino Chorotega-Nicarao, Enrique Berio Mántica, en Chinandega, es viajar en la máquina del tiempo para conocer la historia de los primeros pobladores que llegaron a Nicaragua hace más de 5 mil años.

En cada una de las 1,100 piezas originales de arte precolombino que se exhiben en las urnas del museo, el visitante tiene ante sus ojos objetos que enseñan un poco de las costumbres, tradiciones y usos que le daban los antiguos pueblos que se asentaron en esta tierra de lagos y volcanes.

Organizados en los 7 periodos en que se divide la historia Precolombina de Nicaragua y exhibidas las piezas mejor conservadas y representativas de cada periodo, este museo es considerado el más grande del país en su género.

Las visitas a este centro de arte indígena son atendidas por un cuerpo de guías especializados en cultura y arqueología, capacitados por la Fundación Chinandega 2001, propietaria y administradora tanto del Museo Chorotega-Nicarao Enrique Berio Mántica como del Teatro Rodrigo Callejas Montealegre, ambos dentro del mismo complejo cultural.

“El museo hace un homenaje al desarrollo del arte precolombino de Nicaragua, que por estar en el centro del continente, desde tiempos antiguos fue lugar de tránsito y albergue para las especies florísticas, faunísticas, incluyendo la especie humana que venían tanto del Norte  como del Sur del continente y que con el tiempo se convirtieron en culturas autóctonas de este territorio.-dice Walter Calero, guía turístico, especializado en cultura y arqueología.

Completo

Piezas de oro elaboradas por Los Chontales. Calero explicó que actualmente se exhiben más de mil piezas y hay otro tanto en bodega que periódicamente se rotan para que los visitantes conozcan la diversidad del arte precolombino que se desarrolló principalmente en la zona del Pacífico de Nicaragua, que es donde se encontraron la mayoría de las piezas expuestas.

El recorrido empieza con una muestra de objetos de caza que usaron los primeros pobladores llegados a nuestro territorio, consistentes en hachas de basalto, puntas de flechas de obsidiana y lanzas, que usaban principalmente para la cacería de animales silvestres como fuente de aliento.

Variedad

La extensa colección de objetos precolombinos incluye lítica, oro, jade  y cerámica de distintos estilos, según su periodo de elaboración, con motivos antropomorfos, zoomorfos, geométricos, abstractos,  de uso doméstico, como ollas, vasijas, machacadores de hierbas, metates, trípodes, vasos, platos, urnas funerarias, ocarinas, máscaras de barro,  etc.

De la mano del guía, la historia es más comprensible cuando este le muestra piezas que pertenecen al Periodo Paleoindio (10000-8,000 años Antes de Cristo) y del Periodo Arcaico (8000-3000 a A.C.). Este último tiene como evidencia las Huellas de Acahualinca en Managua. La muestra de cerámica más antigua de Nicaragua pertenece al Periodo Orosí (3000-500 años Antes de Cristo).

La cerámica con motivos antropomorfos, zoomorfos y representaciones religiosas del periodo Bagaces (300-800 a D.C.) coincide con la llegada de los Nicarao al actual territorio de Nicaragua. En este periodo se ubica la elaboración de objetos de jade y el desarrollo de la metalurgia con la elaboración de piezas de oro puro, utilizada para elaborar joyas con figuras de motivos antropomorfos y zoomorfos, principalmente.

El periodo Sapoá, (800-1350 a DC) se destaca por  su desarrollo artístico en la elaboración de objetos labrados en piedra y por su cerámica policromada. El Periodo Ometepe (1350-1550 a DC) muestra parte de la belleza del policromo que existía hasta la llegada de los conquistadores españoles.

Horario de atención:

Lunes a viernes de 8:00 AM a 5:00 PM
Precios de entrada: estudiantes primaria C$5.00
secundaria: C$10.00, universidad: C$15.00, público: C$20.00, extranjeros: U$ 4

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus