•   Diriamba, Carazo  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hasta hace cinco años en Diriamba, “la cuna del Güegüense”, era difícil ver a este pícaro personaje con su recua de machos, antes o después de enero, fecha en que aprovecha las fiestas patronales en honor a San Sebastián para hacer de las suyas en las calles de esa ciudad.

Tampoco se podía ver, a pesar de su tamaño, al Gigante y al pequeño David,  ni escuchar el son de marimbas que animan a bailar a “El Viejo y La Vieja”, mucho menos los chischiles y el sonar de pitos de la danza de “El Toro Huaco”.

Pero hoy es posible encontrar a todos estos personajes folclóricos de Carazo juntos, en cualquier época del año, gracias a la creación del Museo de Historia y Cultura de Diriamba, también conocida como “La Ciudad del Reloj”, por su emblemático mini Big Ben.

EXPRESIÓN CULTURAL La Vieja y el Viejo.

Aquí, maniquíes, vestidos con coloridos trajes y accesorios iguales a los usados por los grupos de danza y teatro tradicionales que identifican a la ciudad, invitan al visitante a conocer el alma y expresión cultural de un pueblo guerrero, ingenioso y muy religioso.

Instalado en  un amplio y moderno edificio de dos plantas, este museo, según su coordinador, arquitecto Jaime Serrano Mena, “está enmarcado dentro de la tradición de la ciudad de Diriamba, cuna del Güegüense y se creó con la idea de dejar un espacio que permita al visitante nicaragüense y extranjero que no viniera en época de enero, tener un espacio físico donde ver y conocer del arte y tradiciones locales”.

El arquitecto Serrano menciona enero, porque es el mes cuando se realizan las fiestas patronales en honor a San Sebastián, durante las cuales todos los personajes folclóricos que dan vida y realce a las festividades recorren las calles de la ciudad.

BIBLIOTECA PARA INVESTIGADORES

Según el interés del visitante, el museo se puede recorrer en 30 o 45 minutos, durante los cuales una guía o el propio coordinador le van mostrando la historia de la Nicaragua colonial, desde la llegada de los conquistadores españoles, la leyenda de la aparición de las imágenes de Santiago Apóstol y San Sebastián en las costas del mar,  hasta la construcción de la iglesia basílica dedicada a su patrono San Sebastián y las primeras misas impartidas a los súbditos del cacique Nicarao. Todo esto a través de murales pintados en el primer salón de la planta baja.

En un pasillo se puede observar una exposición de fotos de lienzos religiosos que representan la vía sacra que existe en la basílica. En otra sala se encuentra un tesoro para los investigadores: una biblioteca con 1,089 libros de historia de la colonia, el arte, la guerra nacional, colección Somoza, del Banco Central de Nicaragua, Revista Conservadora, una sección de autores de Carazo y de los grandes de la literatura nicaragüense como Rubén Darío, Salomón de la Selva, Alfonso Cortés, Pablo Antonio Cuadra, entre otros.

En el segundo piso se encuentra a mano izquierda la sala de “El Gigante”, donde se explica la obra de teatro que representa la lucha entre David y el gigante Goliat. Aquí hay tres figuras vestidas a la usanza de los personajes bíblicos narrados en el libro primero de Samuel. Aquí también se encuentra una pequeña exposición de piezas arqueológicas aún sin clasificar.

En la siguiente sala, se encuentran los personajes de “El Toro Huaco” con sus característicos penachos de plumas de pavo real danzando al son de los piteros estampados en un mural.

La tercera es la sala de la Danza de Marimbas, donde sobresalen las figuras de El Viejo y La Vieja acompañados por el marimbero. Luego, en un mural, se presentan estampas de mujeres preparando la comida que reparten en las fiestas patronales: picadillo, nacatamales, buñuelos, etc.

Del 17 al 27 de enero se celebran las fiestas de San Sebastián, en Diriamba.

Finalmente, en la sala de El Güegüense se encuentran cuatro de los personajes más conocidos de esta célebre obra nicaragüense.  De izquierda a derecha, con sus típicos trajes  y máscaras están: El Alguacil, El Macho, El Regidor y El Güegüense.

“Sobre El Güegüense existe mucha confusión, por falta de información, ya que las personas creen que un Macho Ratón es El Güegüense, pero en realidad es un personaje que lleva un sombrero con moneditas y no el que lleva una máscara de macho”, aclaró Serrano Mena.
 

Costo de entrada: Nacionales: C$25
A extranjeros: US$3

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus