•   Kenia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Kenia es un país poco conocido que posee 56 parques naturales que acogen a 80 especies de mamíferos, un paraíso ornitológico con más de 1,137 especies de aves y uno de sus mayores atractivos es Masai Mara, considerada la reserva de vida salvaje más grande de África. 

“Comprobamos ese desconocimiento, al fijarnos en la variedad que ofrece al viajero, más allá del Parque Nacional Masai Mara (www.maasaimara.com), archiconocido a nivel mundial, y al observar que una gran parte del resto del país lo desconocen la mayoría de los turistas”, explica a Efe, Eduardo García director ejecutivo (CEO) de TheAfricanExperiences.com (TAE), agencia de viajes especializada en África.

Algunos de los tesoros desconocidos de Kenia son “el Lago Turkana, donde hay una variedad de tribus; el Parque Nacional de Tsavo, el segundo más grande en extensión de África y donde los elefantes son extraordinariamente grandes; así como las playas de Galu Kinondo, con sus interminables costas de arena blanca y aguas cristalinas”, según García, un gran experto en Kenia.

Te interesa: Galería "Kenia, un tesoro desconocido"

“Kenia tiene una gran riqueza natural. Cuenta con 56 parques y reservas que dan cobijo a algunas de las especies de animales y vegetales más antiguas, es el único lugar del mundo que alberga a las mayores manadas de elefantes, rinocerontes blancos y negros en peligro de extinción y grandes felinos, y es guardiana de 80 especies de mamíferos y un paraíso para los amantes de la ornitología con más de 1,137 especies de aves”, según García.

“Para ver animales y paisajes, las reservas naturales de Samburu, Shaba y Buffalo Springs ofrecen colinas circundantes, cielos infinitos y suelos de polvo blanco intercalados con verdes intenso de una vegetación de semidesierto. En estas tierras podemos encontrar animales como avestruces, jirafas, cebras, gacelas, leopardos, leones, guepardos, manadas de elefantes, búfalos y cocodrilos en el río Uaso Nyiro”, añade.

Para este experto, “los amantes de los animales que visiten Kenia no pueden perderse el Parque Nacional de Aberdare: un paraíso de densos bosques donde se pueden ver antílopes, cerdos gigantes del bosque, rinocerontes negros, leones, leopardos y hienas. Sin duda, el paraíso ornitológico está en el lago Nakuro, declarado santuario de aves en 1960 y en las cataratas Thompson”.

“El otoño es un buen momento para visitar el país y, además, las agencias de viajes ofrecen grandes descuentos. Así, durante los meses de octubre, noviembre y diciembre podemos encontrar circuitos de 8 días por una cifra de unos 2,000 dólares USA, para amantes de la naturaleza y parejas de recién casados”, explica a EFE Eduardo García. 

Pero, “cualquier momento es bueno para ir a Kenia, ya que hasta en los meses de lluvia se puede disfrutar de este país”, enfatiza. 

“En la época seca, enero, febrero y de junio a septiembre, los paisajes son más áridos, pero también es más fácil ver todo tipo de animales al estar la hierba muy corta. Las lluvias suelen ser cortas e intensas y rápidamente cambian el paisaje, siendo un momento especial para fotografía, pues el cielo nos deslumbra con una luz única”, destaca García.

Eso sí, indica el experto: “la elección de la agencia de viajes es tremendamente importante, y es fundamental que sus guías sean profesionales titulados del Gobierno de Kenia, expertos en fauna, flora y comportamiento animal, y que hablen perfectamente español, inglés y ´suahili´, para que el entendimiento y la experiencia de conocimiento de los viajeros sea correcta del todo”, agrega.

Recomendaciones

Estos son algunos de los lugares y experiencias para disfrutar Kenia que recomienda García a quienes deseen descubrir este tesoro turístico desconocido. 

Reserva natural

“En un viaje a Kenia no puede faltar una visita a este ‘clásico’, considerado la reserva de vida salvaje más grande de África con 200 millas cuadradas de sabana, bosques y bosque ribereño, que linda con Tanzania y es el lugar donde se produce la migración más importante de antílopes del mundo”, señala García.

Cálidos desiertos

“El Chalbi es un pequeño desierto en el norte de Kenia, muy cerca de Etiopía, que se encuentra al este del Lago Turkana, el mayor lago de desierto permanente del mundo”, destaca esta misma fuente.

Montañas cubiertas de nieve

“El Monte Kenia, que dio nombre a la República de Kenia, es la montaña más alta del país y la segunda más alta de África, después del Kilimanjaro. Se creó hace tres millones de años con la apertura del Rift africano. Un vistazo al Kilimanjaro desde el lago Amboseli es otra visita obligada y un destino muy popular para hacer fotografías, ya que alberga la mayor población de elefantes del país”, según García.

Playas paradisíacas

“Kenia tiene 500 kilómetros de playas bañadas por las aguas azules turquesa del océano Índico. Las playas de Mombasa, que llegan hasta la frontera con Tanzania, son  muy románticas y recomendables”, de acuerdo a este experto.

Según García, la costa keniata se caracteriza por las extensiones desiertas de arena blanca y fondos marinos de gran belleza, con una de las barreras de coral más espectaculares del mundo, y sus aguas son perfectas para practicar buceo, ‘snorkel’ y pesca de altura. 

Maravillosas islas

Según el CEO de TAE “Este país cuenta con islas para románticos y novios en período de luna de miel que van desde Lamu, en el norte, hasta Wasini al sur. 

“La pequeña isla de Lamu fue fundada en el siglo XIV y es la ciudad habitada más antigua del país y el asentamiento suahili mejor conservado de todo África Oriental. Cuenta con diferentes museos y la playa más bonita de la isla es Shela”, señala García a Efe.

Arrecifes de coral

“Casi toda la costa de Kenia tiene un arrecife coralino, a unos 400-500 metros de la playa puede verse. Es un lugar donde se va a bucear y queda al descubierto en momentos de marea baja”, de acuerdo a este viajero. 

Antiguas culturas

En el país africano existen “cuarenta comunidades étnicas diferentes, que hablan cerca de ochenta dialectos distintos, unidas bajo la bandera tricolor de la unidad nacional: verde por la tierra, negra por su gente y roja por la sangre derramada en la lucha por la independencia, sin olvidar el blanco, por la paz y la unidad”, señala Eduardo García.

“En el árido norte viven grupos étnicos como los nómadas samburu, que hablan maa; los somali y los rendile, dedicados al pastoreo de camellos; y la antigua comunidad de los turkana”, ejemplifica. 

“A lo largo del valle del Rift viven los kalenjin, famosos por sus proezas en las carreras; alrededor de las costas del lago Victoria viven los luo y los luhya; al sur de Nairobi viven los akamba, que gozan de renombre mundial por su habilidad para tallar la madera y en las laderas del monte Kenia viven los kikuyu, añade. 

“Por las planicies caminan a grandes zancadas y con sus capas color escarlata, los Masai, en otro tiempo los guerreros más temidos de África; y en la costa sur viven las nueve tribus de los mijikenda y los coloridos swahili, que son una fascinante mezcla de africanos, árabes y portugueses”, concluye García.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus