•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las pirámides de Teotihuacán, conocidas popularmente como Pirámides del Sol y la Luna, es el sitio arqueológico más visitado de México, y queda ubicado a una hora de la capital mexicana. Un equipo de El Nuevo Diario visitó el lugar y vivió la valiosa experiencia. 

Según César Galván, guía turístico de la Ciudad de México (CDMX), no se sabe quién construyó las pirámides de Teotihuacán. Se presume que fueron los toltecas antecesores de los aztecas. No han dejado registros escritos. Las pirámides son bien diferentes a las construidas en la arquitectura egipcia.

Las pirámides de origen teotihuacano son tan altas como edificios de veinte pisos, por encima de la meseta central de México con una grandeza y misterio que despierta la imaginación. Estos edificios están orientados generalmente al poniente (siguiendo el movimiento solar) y presentan evidencias de sacrificios humanos, agregó Galván. 

Pirámide del Sol

Tiene una altura superior a los 64 metros. En la punta de la pirámide hay una piedra energética como atractivo turístico. Centenares de turistas de todas partes del mundo visitan diariamente el lugar. Como uno de los atractivos es que pueden escalar ambas pirámides y en la cima ver la majestuosidad del lugar arqueológico. 

Pirámide de la Luna

La pirámide de la Luna presenta una planta rectangular; tiene 150 metros de longitud este-oeste y 130 metros en el norte sur, con una altura en la actualidad de 42 metros. Al frente de la pirámide se aprecia un cuerpo saliente, de mayores dimensiones que el de la estructura adosada al frente de la pirámide del sol y que no parece ser una superposición, sino que forma parte de la misma construcción, esta estructura presenta cuatro cuerpos escalonados con muros en talud tablero. Junto a esta pirámide se encontró una estatua llamada diosa de la Agricultura que los arqueólogos sitúan en época tolteca primitiva.

En este lugar no solo encontrarás estas dos pirámides, también muchos restos de ruinas, un estadio donde practicaban un peculiar deporte parecido al futbol, pero jugaban con la cadera y no con los pies, explicó Galván. 

Además hay muchos puestos donde podés adquirir recuerdos y regalos y a escasos metros del complejo podés  comprar unos ricos tacos y muy baratos. 

Más: En la intimidad de Frida Kahlo

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus