•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un relajante baño termal al aire libre, sentado alrededor de una burbujeante pocita de donde emanan los vapores que vienen del centro de la Tierra, es lo que llegan buscando los visitantes al destino turístico más caliente del norte de Nicaragua, como es el centro ecoturístico Aguas Termales Don Alfonso, ubicado a 22 kilómetros de Jalapa, en Nueva Segovia.

En este lugar, que parece una antesala del infierno por su alta temperatura, la naturaleza ha hecho crecer una vegetación en un ambiente que parece no apto para ninguna planta, ya que aquí alrededor de las fumarolas existe un bosque natural donde ceibos, guanacaste y otros árboles, absorben con sus raíces los nutrientes de las aguas termales, que alcanzan hasta los cien grados de temperatura. Por si fuera poco, hasta flores propias de las altas montañas como las orquídeas, aquí nacen y se desarrollan con gran belleza.

Win Van der Donk, propietario del hotel y restaurante El Pantano y presidente de la Cooperativa para el Desarrollo del turismo en el norte de Nicaragua, Codetur, Las Segovias, señaló que Aguas Termales Don Alfonso es un proyecto creado por un grupo de empresarios turísticos segovianos, que compraron estos terrenos para convertirlo en un destino turístico natural porque estaba en franco deterioro ambiental.

Este centro ecoturístico cuenta con tres piscinas de aguas termales, una grande para todo público y dos para reservaciones privadas con agua a temperatura más altas,  para terapias, una de ellas para discapacitados con todo y su silla de ruedas, un sauna turco al aire libre con tres banquitas alrededor del agua que sale hirviendo del suelo con mucho vapor, cinco quioscos con mesas para pícnic y hasta tres cocinas termales, hechas en sendas pocitas con su respectiva olla de aluminio donde se puede cocer verduras, plátanos, papas y huevos para un delicioso y saludable almuerzo.

También: Hervidero de San Jacinto, un explosivo destino

También cuenta con un parque infantil construido con madera rústica, amigable con el medioambiente, servicios higiénicos y hasta una caseta para atención al visitante donde se vende artesanía de pino  y  refrescos helados en un termo que funciona con energía solar.

El pequeño bosque que rodea a este campo térmico, donde abundan frondosos guanacastes, sacuanjoches, helechos y orquídeas,  se ha convertido en refugio de muchas especies de aves, como el guardabarranco, oropéndolas, garzas blancas, güises, urracas, colibríes, saltapiñuelas, así como garrobos, ranitas doradas, entre otras.

Desde que uno entra al centro ecológico, se siente el fuerte olor a azufre que flota entre el vapor que sale de la tierra y que forma un riachuelo que baja por una pendiente rocosa hasta unirse con una quebrada a uno 300 metros de distancia.

Salud

Heyling Torres, administradora y guía turística del local dijo que mucha gente viene por recreación, pero otras llegan por el poder curativo que tienen estas aguas, ricas en flúor, azufre, potasio, hierro y otros minerales para tratarse alergias en la piel, reumatismo, gripes, dolencias en el cuerpo y principalmente como relajante y alivio del estrés.

Aquí la gente puede venir a pasar en familia todo un día y disfrutar de un saludable baño sauna o estar en la piscina grande y pueden traer su comida para calentarla en baño María, en las cocinas termales o si prefiere pueden traer su estufa de carbón para hacer sus parrilladas,  pero cuidando no afectar los arboles-explico Torres- quien agregó que según un estudio científico, bajo este terreno rocoso existe una cámara de magna a más de 5,000 grados de temperatura y a solo 3.2 kilómetros de profundidad, por lo que caminar sobre estas piedras y senderos humeantes constituyen el paseo más caliente del mundo.

Te interesa: Sumá el agua termal a tu rutina de belleza

Números
1.5 kilómetro de la entrada carretera Jalapa-Ocotal.
Costos:

Entrada a Termales
C$ 55 Nacionales, C$ 145 extranjeros.

Piscinas privadas para terapias 
C$73 la hora.
Contacto: Heyling Torres: 84000665-27372031