•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A solo 2.5 kilómetros de la ciudad de Jalapa, Nueva Segovia, se encuentra la finca ecoturística San Antonio, un lugar donde el visitante puede comer las frutas que crecen a los lados del sendero: naranjas, mandarinas, bananos, guayabas y limones. Asimismo, puede admirar una gran variedad de mariposas multicolores,  flores tropicales nativas y otras traídas por su propietario, Manuel Díaz Obando.

Gracias a su altura,  de unos 800 metros sobre el nivel del mar, y a lo denso del bosque que le rodea, la temperatura de San Antonio es fresca todo el año, lo que hace más agradable recorrer los cafetales y las cascadas que se forman a lo largo de las quebradas que bajan de la cima de la cordillera segoviana.

Consulte la galería aquí

Esta finca, de solo 15 manzanas, no está apta para visitas masivas, sino para pequeños grupos amantes de la naturaleza que desean hacer caminatas por el bosque, respirar aire puro y observar aves, como las bullangueras urracas, cenzontles, guardabarrancos, tucanes, colibríes y algunos mamíferos de vida diurna como las ardillas, los monos congo, venados, entre otros.

Según Díaz Obando, estas tierras son de su padre, de él y de cuatro hermanos suyos, con  quienes trabaja  para producir granos básicos, frutas, hortalizas, flores exóticas y orquídeas que recolecta en el bosque.

“A los turistas les gusta venir a ver  las  cascadas, hay tres, tomarle fotos a las flores y conocer sobre los árboles medicinales, porque aquí hay de todo: guácimo, cardamomo, menta, vainilla, caoba, cedro, pino, laurel, ceiba, roble, bambú, mimbre, pijibay, papayón, mango rosa, plátano, guanacaste, orquídeas y helechos”, añadió el copropietario.

La experiencia más rica de este lugar es cuando el guía se sube a los árboles a cortar naranjas y mandarinas dulces, que luego son repartidas entre los visitantes para saborearlas bajo la sombra de centenarios árboles del bosque. El tour completo por toda la finca dura 3 horas, para eso hay que llevar zapatos para montaña (botas) y ropa adecuada, preferible de algodón, así como agua (si desconfía del agua de las quebradas). 

Costos 

Tour por 1 persona: US$10.  
De dos o más personas: 
US$7 cada una.