•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Infaltable en todo viaje a Taipéi --capital de Taiwán-- es la visita al monumento Conmemorativo de Chiang Kai-Shek, primer presidente de la República Nacionalista China, del 1 de marzo de 1950 hasta su fallecimiento el 5 de abril de 1975. 

Chiang Kai-Shek fue un líder militar y estadista chino considerado por unos como un cruel y represivo dictador y por otros como el héroe que lideró las campañas del este y norte de China contra los señores de la guerra para unificar el país y ocho años contra los invasores japoneses, pero sobre todo como fundador de la República de China (tras su derrota en la Guerra Civil  de 1949) en la antigua isla de Formosa, hoy Taiwán, a la que dedicó sus últimos años en  la modernización de su sistema económico, educativo, social, político y cultural.

Galería de fotos: Monumento a Chiang Kai-Shek en Taiwán

El monumento erigido en su memoria fue concebido por el arquitecto Yang Zhao-Cheng y construido con donativos de la población y del Gobierno central, iniciando su edificación el 31 de octubre de 1976 y abierto al público oficialmente en el quinto aniversario de su muerte, el 5 de abril de 1980.

Desde que se pasa por una de las cinco  arcadas adobadas decorativas de la entrada principal, que se eleva a 30 metros del suelo, frente a la Plaza de la Libertad, se puede observar la majestuosidad de este monumento conmemorativo, en el que se tomó en cuenta el estilo tradicional arquitectónico de china.

Desde esta puerta, el visitante puede caminar por la Avenida de la Democracia hasta las escalinatas de granito del edificio principal y subir los 89 escalones, que recuerdan la edad a la que falleció Chiang Kai-Shek.

El edificio principal conmemorativo tiene 70 metros de alto y está construido con mármol blanco, techo octagonal,  con tejas esmaltadas azules en forma del símbolo chino de persona (人) que señala el cielo.

La entrada principal tiene dos grandes puertas de bronce de 16 metros de altura y de 75 toneladas de peso que se abren en frente del salón de la estatua, también de bronce, de Chiang Kai- Shek, que tiene en la pared de fondo, grabadas en carácter chino  del propio expresidente, las palabras ética, democracia y ciencia, que expresan la esencia del pensamiento de este líder.

Este complejo conmemorativo, además de exhibir las reliquias históricas del expresidente Chiang Kai-Shek,  sirve como plataforma para la educación, el arte y las relaciones culturales del pueblo chino, tanto del territorio continental como de la isla de Taiwán.

Además: Taiwán, entre la belleza y la alta tecnología

El edifico cuenta con dos niveles, en una de las seis salas del nivel bajo se exhiben colecciones de libros y objetos  que pertenecieron a Chiang Kai-Shek, así como una réplica de su despachoy una escultura de cera del extinto presidente en la que se logra plasmar una expresión afable y gentil.

Dentro del mismo complejo memorable,  se ofrecen unos 200 cursos de arte en siete diferentes áreas, tales como yoga, taiji, qi gong, pintura tradicional china, dibujo, contemplación y apreciación de obras de arte clásico, así como seminarios de diversa índole. También cuenta con cuatro grandes galerías y salas de arte para exposiciones regulares de pintura negra china, acuarelas,  fotografía, reliquias antiguas y tradicionales, así como obras de arte moderno.

Alrededor del edificio principal existen dos estanques que miden tres mil metros cuadrados, decorados con grandes rocas y un paisaje artificial de colinas, caminos y puentes con arcos, todo rodeado de exótica vegetación para ofrecer al visitante un ambiente de paz y tranquilidad.