•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Antes o después de recorrer en coche, las calles de la ciudad colonial de Granada, sus isletas o comer un vigorón en el parque central, muchos feligreses católicos visitan el Museo Casa Natal Sor María Romero para conocer de cerca un poco sobre la vida de esta primera beata nicaragüense. 

Sor María Romero Meneses, nacida en Granada,  fue una religiosa de las Hermanas Salesianas de María Auxiliadora, que hizo sus votos religiosos en El Salvador en 1921 y regreso a Nicaragua en 1924, donde llevó una vida entregada al trabajo de su orden religiosa, dando clases de piano, música, canto y catequesis. 

Galería de fotos: La casa museo Sor María Romero

Labor destacada en Costa Rica

“Sor María Romero fue enviada a Costa Rica el año 1931, donde  ejerció el ministerio por 46 años, e hizo una obra catequística muy grande”, cuenta sor María Elena Rodríguez, encargada del Museo Casa Natal Sor María Romero, ubicada en la calle Estrada de Granada.

En Costa Rica, sor María Romero trabajó mucho por la gente desamparada, hizo 38 centros de catequesis para niños y niñas, preparándoles  para su primera comunión y ayudándoles al final con su ropa y juguetes. 

También hizo una labor social importante, un consultorio médico para personas que no tenían seguro, una farmacia para sus medicinas, un laboratorio para sus exámenes, un colegio donde se daban clases a muchachas pobres del campo para que sacaran su bachillerato y un taller de costura con una máquinas que le había regalado un señor industrial de Costa Rica porque por medio de su intercesión había conseguido un milagro para una niña de él que tenía una enfermedad incurable, en costa rica, sor María Romero es considerada una santa, sostuvo la religiosa.

La casa Museo

La casa, de estilo colonial, fue reconstruida respetando la construcción original, paredes anchas, techo de tejas, con su pequeño corredor interno, una sala grande que ahora se usa como tienda de souvenir, una sala posterior donde hay varios cuadros y retratos de sor María y su familia, además de una escultura de la religiosa dentro de una urna de vidrio. Luego está una capilla, que fue construida justo en el sitio donde ella nació el 13 de enero de 1902.

“Sor María Romero era una persona muy paciente, con una gran confianza en Dios, muy caritativa, acogedora, entregada, deseosa que las personas vivieran en gracia de Dios,  tenía paciencia con todas las personas que continuamente la asediaban para pedirle su ayuda, una intención por su familia, inculcaba mucho la Gracia de Dios, la confesión frecuente y la devoción de los 15 sábados. A esta casa natal, la gente viene a pedir su protección, su ayuda, y sobre todo las mujeres que no pueden concebir hijos, vienen acá y consiguen por medio de la intercesión de sor María Romero que tengan sus hijos”, señala sor María Elena.

Por su incansable labor religiosa en favor de los pobres, sor María Romero fue beatificada el 14 de abril de 2002 por el papa Juan Pablo II en la plaza San Pedro, de El Vaticano.

Su canonización está pendiente de un nuevo milagro, que espera pronto se produzca, según espera la religiosa.

La entrada es gratis en horario de martes a sábado de 8:30 a 11:30 a.m  y de 2:00 a 4:30 p.m.; los domingos de 8:00 a.m. a 4:00 p.m

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus