•  |
  •  |
  • Edición Impresa

San Ramón es un municipio que tiene un gran secreto que hace que todo el que lo visita no se quiera ir,  y si se va, pronto quiere regresar. El secreto no está en su fresco clima, su deliciosa comida, sus bellos paisajes ni su milenaria historia, sino en su gente, sencilla y hospitalaria que, con su trato y atención, “encantan” a propios y foráneos.  

Por esta razón, en San Ramón se desarrolla un tipo de turismo diferente al de otros lugares, porque aquí el turista no solo viene a disfrutar de la naturaleza, sus ríos y la buena comida casera, sino que también tiene la oportunidad de conocer y  compartir el modo de vida de la gente de la comunidad, una experiencia inolvidable, en la que ambos, huésped y familia aprenden y desarrollan lazos de amistad que perduran. Calle de San Ramón.

Ubicado a 142 kilómetros al norte  de Managua,  capital de Nicaragua y a solo 12 kilómetros de Matagalpa, San Ramón es un lugar tranquilo y acogedor que tiene todo para “embrujar” al turista que busca un contacto directo con la naturaleza, lejos del e
stresante ruido de la ciudad y su contaminación.

Te interesa: Descubrí la cascada El Edén en Matagalpa

Con el fin de promover el desarrollo económico local y sostenible  de su municipio, Yelba Valenzuela, gerente general y propietaria de B&B Kiruna, a través de su  programa de Responsabilidad Empresarial “Creciendo Juntas” lidera y capacita a un grupo de mujeres emprendedoras para desarrollar el turismo sostenible con propósito, creando microempresas o pymes turísticas en esta zona cafetalera de Nicaragua.

“Aquí nadie se aburre, hay todo tipo de actividad,  cultural, recreativa y educativa para todos los gustos, con un programa que abarca casi todo, es un turismo diferente, con propósito, para que un pueblo se desarrolle, aquí es compartir la vivencia local, alojándose en la casa huésped de una familia de la comunidad, donde reciben ese calor humano y ese trato como si fueran de la familia, eso le gusta  mucho a los turistas, porque además de conocer la realidad del país compartiendo con esa familia, aprenden de la vida del campo nicaragüense, aprenden a cortar café en temporada de corte, visita fincas agropecuarias donde hacen cabalgatas, senderismo, observación de aves, conocen ríos, visitan escuelas y si les gusta la aventura, cerca tenemos Cascada Blanca, que ofrece rappel y en Jinotega hay un canopy”, informó la empresaria turística.

En su pequeño pero acogedor hotel, B&B Kiruna, de 3 habitaciones, ubicado frente a la Plaza de la Identidad,  la señora Valenzuela ofrece servicios de hospedaje y alimentación al visitante en un ambiente de atención personalizada, con desayuno saludable, café de exportación, frutas naturales de su patio y, sobre todo, tranquilidad.Artesanas del Plomo.

 Costo: Habitación sencilla, baño con agua caliente y TV US$25, doble US$35, triple US$40.

Comunidades Hermanas apoya turismo local

Muchos de los turistas que, hace más de 20 años, dieron a conocer a San Ramón en el mundo, llegaron por el trabajo que viene realizando por  “Comunidades Hermanas”, una ONG formada por un grupo de jóvenes de Carolina del Norte que se “enamoraron” de la gente de este pequeño y recóndito pueblito norteño nicaragüense y decidieron hacer un hermanamiento entre la ciudad de Duran y San Ramón.

Además: Somar Lodge, un encantador predio en León​Habitación de B&B Kiruna.

Angie Price, representante de esta ONG, señaló que su objetivo  es “apoyar  a la gente de San Ramón en los proyectos que ellos quieren realizar. En EE. UU. las Comunidades Hermanas buscan fondos para financiar esos proyectos, es una interacción cultural entre ambos pueblos. El otro objetivo es que a través del turismo vengan gentes de Estados Unidos y experimenten la vida de los sanramoneños y de esa forma sientan la hermandad, que es el principio de  la ONG.  Lo que nosotros hacemos es facilitar la visita de grupos de visitantes por una semana, pasan 3  días en la finca Esperanza Verde y después 4 días en familias de la comunidad, haciendo diferentes actividades culturales y recreativas, es una relación íntima de respeto y dignidad en la que los visitantes, cuando se van, sienten que han ganado tanto como han dado”, asegura Price.

Lea más: La otra cara de Ometepe Parroquia de San Ramón.

Pymes para el desarrollo local

 Como una alternativa económica y en sintonía con en el desarrollo del turismo, cuatro amas de casa, organizadas en el colectivo de artesanas Mujeres del Plomo, elaboran artesanías a base de semillas naturales que recolectan en el patio de sus casas y en los alrededores. Collares, pulseras, aretes, llaveros, cinturones, cintillos y tejidos de macramé, salen de sus  laboriosas manos todos los días, las que ofrecen a los visitantes. Carelia Blandón, una de las artesanas opinó: “Aprovechamos lo que la naturaleza nos regala,  hacemos arte con estas semillas y obtenemos ingresos para sostener nuestras familias”. 

Por su parte, doña Neyda Rocha, propietaria de la casa huésped “Neyda House”, cuenta que empezó hospedando turistas en el cuarto donde ella dormía y se acomodó en otro cuartito con sus hijos, ahora puede albergar 4 personas y está construyendo una cabaña grande bien acondicionada. “Aquí ofrecemos el calor humano de la familia, yo misma preparo los alimentos y los huéspedes se sienten como en su casa, por eso cuando se van hay abrazos de despedida y a veces hasta lloran y al año siguiente regresan”, expresa con orgullo doña Neyda. 

Lo mismo ocurre con doña Nelly Aráuz, propietaria del negocio familiar de comida “Nelly”, quien por más de 20 años se ha mantenido ofreciendo lo mejor de la gastronomía nacional, con  un variado menú y buena atención en su local ubicado al lado derecho de la Plaza de la Identidad. Con el esfuerzo de toda su familia ha desarrollado una empresa autosostenible que contribuye al desarrollo económico de San Ramón. Doña Nelly se siente muy contenta porque una de sus hijas innovó y creó el famoso coctel de maracuyá.Vista Plaza de la Identidad

Infaltable de visitar en San Ramón es el Centro Turístico Rural Comunitario, construido y administrado por la Alcaldía, que ofrece servicios de alojamiento y restaurante, así como senderismo y visita guiada a un orquidiario, un ranario y un mariposario dentro del mismo centro. Humberto Morales, guía y experto en fauna y flora, dijo que este centro turístico se hizo con el objetivo de crear fuentes de trabajo para la comunidad, rescatar las áreas deforestadas y cuidar la fauna y flora locales. En total, aquí existen 48 especies nativas  de orquídeas, 3 especies de ranas y varias especies de mariposas. Está ubicado a 1,050 metros de altura sobre el nivel del mar con  capacidad para 18 personas  y sus costos van desde US$8 hasta US$18 la noche. Marvin Aráuz, alcalde municipal, dijo que San Ramón ofrece paz, estabilidad y seguridad ciudadana y una rica historia de identidad, ya que desde aquí salieron los primeros 60 flecheros indígenas de la tribu matagalpense, a la batalla de San Jacinto desde la comunidad de Y
ucul, quienes fueron declarados héroes nacionales. “Nuestro rol es dar facilidades al inversionista, simplificando los trámites para que inviertan en San Ramón”, aseguró el edil. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus