•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El mejor escenario para disfrutar de un reparador descanso en una acogedora cabaña frente a las playas de un inmenso lago o vivir una vibrante aventura escalando un volcán para bañarse en la sulfurosa laguna que tiene en el fondo de su cráter,  solo se encuentra en la paradisíaca isla de Ometepe, municipio de Rivas.

Ometepe es la isla más grande del mundo dentro de un lago de agua dulce, con 276 kilómetros cuadrados de extensión, formada por la unión de dos volcanes, el Concepción, de 1,610 metros de altura sobre el nivel del mar y el Maderas, de 1,394 metros, ambos dentro del Gran Lago de Nicaragua o Cocibolca, que tiene 8,264 kilómetros cuadrados de superficie. La isla fue declarada Reserva de Biosfera en junio de 2010 por la Unesco.San Juan de la Isla tiene una hermosa playa para un delicioso chapuzón.

El día puede empezar con un delicioso desayuno típico nicaragüense o de frutas frescas en cualquiera de los restaurantes y comedores que hay en la calle central de Moyogalpa, luego rentar un scooter o un cuadraciclo para hacer un tour por los sitios más encantadores del lugar.

Te interesa: San Ramón: Turismo con calor humano

Temprano se puede visitar los museos numismático y precolombino El Ceibo, que cuentan con una de las mayores colecciones de monedas,  billetes y piezas arqueológicas de cerámica, oro, pedernal, oxidiana y jade,  encontradas en los alrededores de la isla.

A continuación, se puede seguir camino hasta Santo Domingo, para relajarse con un buen chapuzón en el agua volcánica de una piscina natural,  bajo la sombra de la selva tropical. Esta piscina se llama El Ojo de Agua, y aunque sus aguas provienen directamente del volcán Concepción y son ricas en potasio, magnesio, azufre, calcio y sodio, mantienen una fresca temperatura que no sobrepasa los 26°C. Aquí hay restaurante y cabañas para quedarse.Se puede recorrer los senredos a caballo.

El viaje continúa hasta las playas de Santo Domingo, donde existen varios hoteles a la orilla de la costa. Aquí, el hotel Villa Paraíso ofrece una variada gastronomía que va desde langosta hasta fritanga y la especialidad de la casa,  el plato paraíso, que lleva pescado asado con camarón, papas fritas, ensalada, arroz y tostones, todo esto frente a las bonitas playas de arena blanca que le circundan.

De interés: Turismo científico en laguna de apoyo 

Roberto Flores, asesor del hotel, informó que ya se empezó a acondicionar un área de camping en el cerro Maderas para que los visitantes que lo deseen acampen al aire libre, pero con seguridad y condiciones adecuadas como baños y lavaderos,  entre otras. Explicó que Villa Paraíso cuenta con guías bilingües propios para hacer tours a todos los destinos turísticos de la isla y si se quiere quedar la noche, el hotel  cuenta con 25 cabañas con agua caliente, televisión por cable, aire acondicionado y energía solar.

Para ponerle un poquito de adrenalina al viaje hay que ir al lado oeste del volcán Maderas, a San Ramón, donde se encuentra la Estación Biológica y Lodge Ometepe,  que fue creada para el estudio de la flora y fauna de la isla. René Briones, gerente general y  propietario, señaló que este centro de investigación se centra en captar estudiantes del extranjero que llegan a realizar estudios científicos sobre las diversas especies de animales, especialmente del volcán Maderas, donde existen monos, insectos, murciélagos, serpientes, aves, mariposas y otras.Deliciosa gastronomía en Villa Paraíso.

Briones explicó que uno de los mayores atractivos naturales de la isla se encuentra en esta estación, la Cascada de San Ramón, de 148 metros de caída libre, ubicada a 550 metros de altura, casi  la mitad del volcán, que mide 1,369 metros de altura. “Aquí se puede hacer senderismo, observar aves, mariposas, ver manadas de monos congos, disfrutar de bellos paisajes y por supuesto subir hasta la cascada y darse un chapuzón. Si un grupo quiere quedarse, la noche vale US$15 por persona”, señaló.

Además: Descubrí la cascada El Edén en Matagalpa

Después de la visita a la cascada, se puede pasar por la Hacienda Mérida para conocer un poco sobre la historia de los antepasados isleños a través de los petroglifos que allí se conservan. Luego, se puede visitar  Punta Jesús María, un pedazo de tierra de unos 600 metros de largo que se mete dentro del lago cuando la playa baja su nivel, aquí se puede caminar entre dos aguas, comer un buen guapote en el restaurante y esperar en la arena la mejor puesta del sol jamás vista. Para dormir, hay muchas opciones, entre ellas la finca San Juan de la Isla, donde ofrecen naturaleza,  buena comida y una noche de tranquilidad en un ambiente colonial.Motos y cuadraciclos para recorrer la isla disponibles en Wily Tour, Moyogalpa.

La otra opción es olvidar parte de todo esto y tomar un tour para escalar el volcán Concepción o El Maderas, porque esta jornada es de casi todo el día, entre 6 y 8 horas, apta para personas con buenas condiciones físicas. Al regresar, quizás solo tenga ánimos para buscar un buen baño caliente, una deliciosa  comida y una confortable cama.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus