•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Montañas olorosas a pinos, valles con aroma de tabaco, cascadas de aguas frescas, reservas naturales ricas en biodiversidad, prodigiosos artesanos, lagunas en la cima de una cordillera, plantíos de uvas, fresas, café y gente hospitalaria es lo que confirma a Estelí, como el Diamante de las Segovias.

El departamento de Estelí con su ciudad cabecera del mismo nombre,  ubicada a 148 kilómetros de Managua, es uno de los sitios de mayor atractivo turístico del norte nicaragüense, pues aquí hay de todo para vivir una experiencia inolvidable, desde recorrer las calles de esta ciudad visitando tiendas, parques, iglesias, restaurantes, talleres de talabartería, cerámica, panaderías,  hasta recorrer los plantíos de tabaco y las fábricas donde se elaboran los mejores puros del mundo, esparcidas a lo largo y ancho de esta metrópolis norteña.

Para entrar en contacto con la naturaleza, nada mejor que visitar el salto La Estanzuela, de unos 40 metros de altura,  ubicado a solo unos 6 kilómetros al norte de la ciudad. Aquí se puede disfrutar de un heladísimo chapuzón, conocer más de 100 especies de animales, entre aves, mamíferos, anfibios y reptiles,   o conectarse con una tour operadora para hacer rápel en sus húmedos farallones. 

En la misma zona, pero en  el sendero de Tisey, se encuentra la finca La Garnacha, donde se puede disfrutar de un buen desayuno o almuerzo probando una rica rebanada de queso artesanal de leche de cabra, con ensalada a base de lechugas, cebollas, tomates y otros ingredientes cosechados en la comunidad. 

Bajando la cordillera, se encuentra de El Jalacate, donde  Alberto Gutiérrez, un campesino revelado en artista, a más de 1,300 metros de altura sobre el nivel del mar, ha esculpido en la roca decenas de figuras de animales y personajes de Nicaragua y el mundo entero. Esta es la galería de arte rupestre más grande de Nicaragua, con más de 3,000 piezas elaboradas y en aumento cada día.

 Otro lugar donde la naturaleza reverdece es la Reserva Natural Miraflor, a unos 28 kilómetros de la ciudad, donde el bosque de nebliselva alberga más de 200 especies de orquídeas y decenas de especies de colibríes y mariposas, en un ambiente fresco. Aquí hay varios hoteles  y pequeños hostales para disfrutar de una experiencia en el campo, uno de ellos es Neblinas del Bosque, que tiene cómodas cabañas a la orilla del bosque y cuenta con un rico menú en el que se incluye sopa de res y gallina de patio  y muchas frutas naturales para delicia de los visitantes.  

Viajando hacia el norte, se puede visitar San Juan de Limay y recorrer la Ruta de las Gordas, que son 20 esculturas de metro y medio de altura, distribuidas  a lo largo del camino que lleva a este municipio segoviano, donde el trabajo artesanal en marmolina es una  actividad artística y económica importante de su población.  Las Gordas de marmolina de San Juan del Limay son consideradas como una de las mejores expresiones artísticas de Nicaragua y son muy apreciadas en todo el mundo. En este pueblo, existen decenas de familias que se dedican a la elaboración en marmolina  de figuras de animales silvestres y gordas en miniatura y de gran tamaño.

A 22 kilómetros al noreste de Condega, pero a más de 1,000  metros de altura sobre el nivel del mar, se encuentra la comunidad de Venecia, donde se puede disfrutar de un relajante paseo en bote de remos en una apacible laguna o hacer una expedición por la montaña para visitar el mítico campamento guerrillero de Canta Gallo, de donde bajó parte de los jóvenes combatientes sandinistas que liberaron a Nicaragua de la dictadura somocista al final de la década de los años 70. 

 El día puede terminar visitando la reserva natural La Pastata, en Pueblo Nuevo, donde además de su permanente clima fresco,  debido a su altura de más de 1,700 metros de altura sobre el nivel del mar, aquí existen varias fincas cafetaleras y una donde se cultiva uvas y fresas, además, en su bosque existe un par de cascadas que bajan de la cima de la cordillera, donde el visitante se puede bañar en medio del verdor de la naturaleza.

La finca, administrada por su  propietaria dona Maura Varela,  esta acondicionada para hospedar y alimentar  a las personas que quieran vivir una experiencia lejos del bullicio de las ciudades, en armonía con la naturaleza. Muy cerca, a solo 12 kilómetros de Pueblo Nuevo, se encuentra el sitio paleontológico El Bosque, donde fueron descubiertos restos fósiles de animales prehistóricos como megaterio, Gliptodonte, Mastodonte, Tortuga Marina y Euqus, entre otros. Cómo llegar: del mercado de Mayoreo salen todos los días a cada hora buses hacia Estelí, Madriz y Nueva Segovia, bajarse frente a Multicentro Estelí.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus