•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hoy iniciamos una nueva columna, que aunque suene a chisme, no es más que el mero afán de hacerle justicia al popular dicho “cuando el río suena, piedras trae” con la libertad de expresar lo que muchos piensan, pero la mayoría calla. Así que empecemos hablando de la crítica.

Existen dos tipos de crítica, la constructiva y la destructiva, es más divertida la segunda, pero nos enfocaremos en la primera. Poco nos aventuramos, los periodistas de farándula, espectáculo y cultura, a hacer periodismo crítico. Le atribuyo este fenómeno a dos factores, número uno que el gremio es pequeño y en el afán de promoverlo y apoyarlo pasamos por alto que lo hemos malcriado; y dos, que por el mismo hecho de ser pequeño, evitamos caerles mal.

Sin embargo, ¿qué aporte estamos brindando si nuestras notas se limitan a informar o narrar, sin procesar? y ¿cómo sabe un artista qué está haciendo mal? si todos elogiamos y adulamos su trabajo y cuando da la vuelta lo desmenuzamos… típico Güegüense que somos.

He aquí la importancia de la crítica constructiva que es aquella que te ayuda a crecer y a superarte, siempre y cuando tengas la mente abierta y suficiente madurez de aceptarla y, lejos de ponerte a llorar y asumir que como medio o periodistas tenemos algo en contra de alguien, hagas de esta una herramienta para superar esas debilidades.

En pocas palabras amigos de la farándula, no es nada personal contra nadie, eso es algo que aprendió mi querido Julio Guadamuz con quien hice las paces ayer, luego de explicarle que lo quiero mucho, pero que no fui a la universidad cuatro años para aprender a hacer amigos, sobre todo amistades de papel que cuando estás en el medio te saludan de besos y abrazos y cuando sos un simple mortal, ni te cruzan mirada. Luego de criticar su pasarela B Chic: Moda con causa, donde la causa era la ausente, lo más profesional que pude hacer es cubrir la entrega de la donación, pues con ese gesto calla la boca de la crítica, pone en evidencia la transparencia, limpia su nombre y recupera la credibilidad ¡Felicidades por tu humildad y madurez!... espero en la próxima pasarela den un salto y ya sepan la diferencia entre VIH y Sida.

A propósito, estoy extrañada que no apareció la columna de Vicente Castellón en el suplemento Ellas por segunda semana, y eso que la periodista no escribió su nombre en la crítica de una pasarela en la que participó, benéfica por cierto, solo el que la recibió face to face se enteró que hacía referencia a su poco trabajo creativo… dicen por allí ¿qué tal en tus zapatos Julito?

A ver si nos va bien con el resto, pues en este medio nos toca lidiar con egos monstruosos que nosotros mismo hemos creado. Mi querido Poncho ya sabe de eso, luego de exponer en sus ponchadas de canal 8 los errores de la transmisión del Carnaval Alegría por la Vida, se dio a odiar con los vecinos del 10 “en vez de agradecerle por tomarlos en cuenta… sepan que el análisis FODA es caro, y él se los hizo gratis-. En ese sentido elogio la actitud de Osman Flores presentador de OH! para Vos TV, que agradece las críticas constructivas y las destructivas también, lo que no puede permitir es pasar inadvertido y eso tengan por seguro, los “X”, jamás serán tomados en cuenta en esta columna.  

Así que te pique la oreja izquierda o la derecha, siempre es mejor a que no te pique nada. Si quieren a alguien que llegue a elogiar sus eventos les recomendamos cazar un sapo o contratar a DAS comunicaciones, la productora de Sandra Ardón, también presentadora del 8, que no importa si es domingo, ella siempre está haciéndole relaciones públicas a su marca, créanme, esa mujer se toma muy enserio su trabajo.

Pdta: comentarios rcerda@elnuevodiario.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus