•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Leonardo Padura, el retratista de la Cuba contemporánea, dio ayer a la literatura de la isla caribeña su primer Premio Princesa de Asturias de las Letras, un galardón que reconoce la soberbia aventura del diálogo y la libertad que constituye la obra del padre del detective Mario Conde.

Padura (La Habana, 1955), considerado como el escritor cubano de mayor proyección internacional y que también cuenta con nacionalidad española desde 2011, se impuso en las votaciones finales del jurado al novelista japonés Haruki Murakami y al poeta sirio Adonis entre las veintisiete candidaturas que optaban al galardón.

Según el acta del jurado, leído por su presidente, el director de la Real Academia Española, Darío Villanueva, Padura, arraigado en su tradición y decididamente contemporáneo, es “un indagador de lo culto y lo popular; un intelectual independiente, de firme temperamento ético”.

“Me siento muy contento, muy conmovido”, dijo Padura desde su domicilio en La Habana, donde la noticia del galardón le sorprendió de madrugada y donde no ha parado de recibir llamadas en las últimas horas.

“Siempre creo que lo que estoy escribiendo no va a interesar. Y sufro mucho: escribo y vuelvo a escribir (...). Pero prefiero ser un escritor inseguro a uno que cree que domina la literatura. Porque la Literatura es indominable”, reflexionó.

La obra del narrador, periodista y ensayista premiado, está alimentada por la isla donde nació pocos años antes de la revolución y aunque hable de aventuras, asesinatos en clave negra o cuadros robados, todo converge en el país del que nunca se fue, como tantos exiliados, y para el que siempre tuvo una mirada crítica.

Padura es el creador de una serie de libros de género policiaco que siguen la tradición de la novela negra, influenciado por Manuel Vázquez Montalbán, y que han hecho famoso internacionalmente a su detective Mario Conde, un expolicía que vive en La Habana junto a su amigo, “El Flaco”, con quien resuelve asesinatos, robos o toda clase de chanchullos siempre muy preocupados por la realidad social.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus