•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El ejercicio diplomático no solo lo llevó a representar a su país en otras naciones, sino que también le abrió las puertas para hurgar en la vida de un hombre que a pesar de ser icono en su patria, era prácticamente, como para la mayoría de nicaragüenses, un desconocido.

Y la historia de ese encuentro inicia cuando el doctor Gilberto Bergman Padilla llegó a Argentina como embajador de Nicaragua y recibió la invitación para dictar una conferencia sobre Rubén Darío, un escritor al que, según explicó, se le venera mucho en ese país.

"Estaba en tremendo clavo. Cuando me invitaron a dictar la conferencia yo conocía lo que la mayoría conoce de Rubén Darío, dónde nació, donde murió y algunos libros que escribió. En ese momento empecé a estudiar “La Dramática Vida de Rubén Darío” y fue cuando lo empecé a conocer más a fondo", señaló el doctor Bergman.

Detalles

Asimismo, se interesó tanto por "El Príncipe de las Letras Castellanas" que logró escribir varios libros sobre diversos aspectos, entre ellos su faceta como diplomático. Gracias a esa y muchas otras conferencias más, dictadas en diversas comunidades de la República Argentina, hoy por hoy es sin duda un verdadero dariano.

Y la noche de este miércoles el doctor Bergman Padilla fue profeta en su tierra al dictar la quinta conferencia en el marco de la Jornada Cultural Darío e Hispanoamérica en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica.

El auditorio disfrutó de una disertación precisa sobre “La Marcha Triunfal”, ese rítmico poema que Darío escribió en suelo argentino en 1895 y cuyo centenario fue celebrado por el doctor Bergman Padilla con una ceremonia en la que participó el propio presidente de esa nación, Carlos Menem.

“Jaime Freyre, el poeta modernista boliviano encarga a Darío una poesía para ser leída en el Ateneo de Buenos Aires, como un homenaje a un aniversario más del 25 de mayo de 1810. Rubén Darío escribe “La Marcha Triunfal” entre la noche del 23 y la madrugada del 24 de mayo de 1895, mientras se pasaba una temporada descansando en la Isla Martín García. Pocas veces se ha cumplido un poema por encargo en plazo tan perentorio e irreversiblemente puntual”, señala el doctor Bergman Padilla.

Celebración

Detalles de cómo fue escrito el poema, gracias a una carta del doctor Prudencio Plaza, formaron parte de la conferencia.     

Como un buen diplomático, el doctor Bergman Padilla brindó una conferencia bastante breve, pero nutrida, no obstante, el éxito de la noche radicó en el video que presentó sobre “La Marcha Triunfal” y la celebración de su centenario, hace ya 20 años, exactamente.

Ahí lo vimos, frente a la Casa Rosada, con su abrigo y sus lentes, reconstruyendo visualmente el momento a momento desde que Darío es invitado a pasar una temporada en la Isla Martín García.

El doctor llevó al auditorio de la mano hasta el puerto de donde salió el vaporcito Jenner, a las ocho de la mañana, hasta el muelle donde terminó la travesía, el cual está en desuso.

Y más que impresionante fue la ceremonia en la que como embajador logró reunir con éxito no solo al presidente Menem, sino también a los jefes del Estado Mayor, al cuerpo diplomático y al gobernador del Estado para celebrar a Darío, justo en el establecimiento donde escribió el poema.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus