•  |
  •  |
  • EFE

Siguiendo con el símil de la prole, esta versión se corresponde con la del hijo concienciado con el respeto al medioambiente y la movilidad urbana sostenible.

Ambas premisas las cumple sobradamente este Golf protagonista de esta prueba dinámica. No produce emisiones contaminantes a la atmósfera y el único ruido perceptible es el de la rodadura de sus neumáticos, que se superpone al silbido característico del motor eléctrico.

De esta forma, este alemán que ha sido el precursor de los coches compacto y que aún sigue marcando la tendencia se ha subido a lo eléctrico apuntando a la nueva movilidad, demostrando que la nueva tecnología puede embarcarse en un automóvil convencional.

El e-Golf equipa un motor eléctrico de alto rendimiento que genera una potencia máxima de 115 CV con un par máximo de 270 Nm. El peso en vacío es de 1.510 kilogramos, la aceleración de 0 a 100 kilómetros/hora la completa en 10.4 segundos y la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 140 km/h.

El dato de aceleración y el de velocidad máxima reflejan claramente que no se trata de un GTI, pero es que la concepción de este vehículo y el cliente al que se dirige no busca esos atributos en un coche eléctrico.

La mayor parte de sus recorridos van a ser ciudadanos y por viales cercanos, en las que no va a someter al coche a una conducción dinámica, ya que esta reduce notablemente la autonomía.

Por ello desde Volkswagen se destaca especialmente que el e-Golf acelera de 0 a 60 km/h en 4.2 segundos, lo que considera suficientemente rápido para ciudad. Y lo es, porque en esos 50 primeros metros es muy enérgico gracias a la entrega total del par desde el primer estímulo al acelerador.

Que se quiere salir a carretera, no hay problema. El Golf tiene suficientes vitaminas encerradas en esos 115 caballos de entrega.

Con la caja automática de una velocidad se lanza con rapidez al e-Golf, al que no le cuesta llegar con celeridad a los 120 km/h en autovía o autopista e incluso superarlos con algo de holgura, pero no en exceso porque, recordemos, la velocidad máxima está limitada electrónicamente.

Tampoco se atraganta en las pendientes, que supera solo con dar un poquito más de gas al acelerador.

Potencia
El e-Golf también viene preparado para el sistema de carga rápida con potencia de hasta 40 kW, en cuyo caso se alcanza el 80 por ciento de capacidad en apenas 30 minutos.

Caja
La caja automática tiene una posición que se acciona desde la D y que permite conectar dos sistemas de recarga (B+ y B-) con los que aprovecha las frenadas del vehículo o las inercias para aumentar el nivel de la batería.

Imagen
Exteriormente, Volkswagen ha buscado diferenciar rápidamente a la versión eléctrica del Golf del resto de modelos que componen la extensa gama de este compacto.

La primera característica diferenciadora es el anagrama e-Golf y el segundo más apreciable el remate en azul que hay en el paragolpes delantero como si se tratase de un GTI, que lo lleva en rojo.

El e-Golf, disponible únicamente con carrocería de cinco puertas, se distingue además por la parrilla cerrada acabada en color negro, los faros LED de serie, llantas aerodinámicas y las luces diurnas LED en forma de “C” situadas en el paragolpes.

El interior, en el que también se repiten los detalles con iluminación azul, es amplio y cómodo para cuatro pasajeros, ya que un quinto no irá excesivamente a gusto en la plaza trasera del medio por el túnel central y por el menor mullido que tiene el respaldo de ese asiento.

El azul es el color elegido para las costuras del volante, el pomo de la palanca de cambios o en las alfombrillas.

  • 41 MIL DÓLARES cuesta esta máquina.

  •  

    1.585 KG es el peso de este modelo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus