•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La magia saldrá de su escondite favorito, la varita del hada madrina, para convertir el escenario de la Sala Mayor del Teatro Nacional en el villorio cercano al reino donde habita una bella joven sumisa que sufre los vejámenes de su madrastra y sus feas hijas.

Quizás la historia es triste, pero el final, será feliz gracias a la intervención del Hada Madrina, quien logra transformar la tragedia en una verdadera historia de amor.

Un lindo argumento que esta noche será elevado a su máxima potencia gracias al talento de los integrantes del Ballet Estatal de Moscú, quienes llegan por primera vez a Nicaragua a conquistar al público con la fuerza de la historia, la calidad de sus coreografías y el talento y la entrega de todos sus integrantes.

Historia
El ballet fue fundado en 1997 y está viviendo una etapa que podríamos llamar de renovación bajo la dirección de Liudmila Titova, una joven bailarina que desde hace un año asumió las riendas de la institución en la que también baila.  

"Este espectáculo fue hecho para América Latina hace diez años y la coreografía es totalmente original, ha sido muy bien recibida en presentaciones anteriores. Venimos con 32  bailarines, aunque a veces la ponemos en escena hasta con 40, pero el número no afecta el espectáculo porque estamos preparados para rotar en los personajes", aseveró Titova.

El Nuevo Diario tuvo la oportunidad de conocer a los bailarines que dan vida tanto a Cenicienta como al príncipe. Una de las particularidades del grupo es que apuesta mucho por la juventud.

Dina Timirova es una de las cenicientas que vino a Nicaragua. Desde hace cinco años baila como profesional y cuenta con la particularidad de que en nuestro país debutará interpretando a este personaje, gracias a la proyección escénica que ha logrado en puestas anteriores.

"Estoy un poco nerviosa porque deseo desempeñarme lo mejor posible, cada ciudad es un reto. Pero es necesario estar nerviosa para que el baile sea mucho más emocionante",  dijo Timirova.

Invitados
A su lado, con una constante sonrisa dibujada en su rostro, estaba Sergey Skvortsol, su príncipe azul definitivamente encantador. Este es el cuarto año que baila bajo la dirección de Titova y no solo es el protagonista masculino, sino también interpreta varios personajes.

Olga Doronina tiene 11 años de bailar ballet y llega a Nicaragua para presentarse bajo el disfraz de Hada Madrina, aunque también realiza otras interpretaciones.

En el grupo sobresale la actuación de Alexey Konkin, quien también será príncipe en la segunda presentación. Él cuenta con una experiencia profesional de once años y no pertenece a esta compañía, sino que es un bailarín invitado, gracias a sus destrezas y cualidades como intérprete.

"Mi gusta invitar a bailarines de otros grupos, miro cómo se desempeñan y siempre elijo los mejores. Intercambiamos experiencia y así vamos creciendo como profesionales", señaló Titova, quien será Cenicienta en el espectáculo de mañana.

Hoy  será la primera presentación  y mañana concluirán su compromiso en Nicaragua, para retornar a México, donde iniciaron la gira que también los llevó a El Salvador. Cabe destacar que la calidad del espectáculo hace que sea atractivo tanto para niños como para adultos, porque más que un cuento, es una pieza de arte la que se aprecia en escena, pues no necesita diálogos, porque la danza es el lenguaje mismo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus