•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque el nombre Expresionismo Abstracto se utilizaba ya en los años veinte para describir las primeras obras abstractas de Vasily Kandinsky, desde entonces ha pasado a describir a un grupo de artistas estadounidenses o europeos que emigraron a los Estados Unidos, muchos de ellos en plena madurez artística, para huir de los regímenes totalitarios que asfixiaban el arte individual e imaginativo: el nazismo en Alemania y su condena del arte contemporáneo, la ocupación de Francia por Hitler y el estalinismo en Rusia.

El término de Expresionismo Abstracto lo acuña el crítico de arte del The New Yorker, Robert Coates, en un artículo de 1946, para denominar la obra de algunos artistas en particular y se extiende a toda la pintura estadounidense no figurativa, que no sea de tipo geométrico, y que rechace el realismo y el provincialismo en los que había caído el arte de ese país. Pero hay algunas variantes según los artistas; por eso aparecen algunos términos que la definen más, siendo los más comunes el de Color-Field Painting o pintura de campo de color y el de Action Painting o pintura de acción.

La pintura de campo de color designa un tipo de pintura en el que toda la superficie de la obra está tratada de manera uniforme y en el que desaparece todo elemento compositivo tradicional, como la parte superior, inferior o central del cuadro. La pintura de acción se refiere a la importancia que se da a la acción de pintar, al gesto, como impulso instintivo incontrolado, pero que responde a un clima emocional de libertad, intuición y rito, alejado de toda sistematización y lógica.

Influencias

En cuanto a las fuentes estéticas del Expresionismo Abstracto, es claro que el Surrealismo va a influir notablemente en su nacimiento. Los artistas toman del Surrealismo la intervención directa del azar, de la intuición y de la fuerza del subconsciente, como motivos de inspiración. Estos artistas sentían que la verdadera esencia del arte eran las emociones del ser humano, su torbellino interior, con este fin explotaron los aspectos fundamentales del proceso de la pintura (gesto, color, forma, textura) para extraer todo su potencial expresivo y simbólico.

Es común en este movimiento el énfasis concedido al acto de pintar, a la expresión subjetiva y sin modelos. Se da gran importancia a la originalidad y a la carga del instinto y, sobre todo, a la libertad buscada voluntariamente como postura artística. También son comunes la indeterminación en lo pictórico: línea, color, materia, ritmo. El formato de la obra se amplía enormemente, es necesario un campo de acción muy grande.

Temas

Tanto los críticos como los propios artistas dieron a los cuadros una interpretación noble y heroica. Aunque muchas de sus obras son abstractas, los propios artistas insistían en que no carecían de tema. Por el contrario, defendían la importancia del tema en su obra.

Durante los años cuarenta y cincuenta, la obra de los expresionistas abstractos fue defendida por numerosos críticos y expuesta en importantes galerías y en centros dedicados al arte contemporáneo.

Así, EE.UU. se pone a la cabeza de un movimiento artístico internacional de gran modernidad. París, por el contrario, pierde momentáneamente protagonismo en la vanguardia artística, en parte por la citada invasión alemana y la huida de los artistas en busca de libertad a esa nueva tierra de promisión.

En 1951, el movimiento recibe reconocimiento en los Estados Unidos con la exposición "Pintura y escultura abstracta en EE.UU.", organizada en el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York. Después, recibe reconocimiento internacional con la exposición itinerante del MoMA "La nueva pintura estadounidense", que recorrió ocho países europeos. Confiamos en que ahora tenga entre ustedes la misma buena acogida que recibió en su momento este movimiento que convirtió a EE.UU., en una potencia artística y cultural. ¡Sean, pues, bienvenidos a disfrutar de esta magnífica exposición!

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus