•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE / END

Guitarras, trajes, anillos y hasta una pistola con el nombre de Elvis Presley se subastarán hoy en la mansión de Graceland, en la ciudad de Memphis (Tennessee, EE.UU.), donde vivió y reposan los restos del intérprete de canciones ya inmortales como "In the ghetto" o "Heartbreak hotel".

La puja se engloba dentro de la "Semana de Elvis" con la que cada año cientos de fieles rinden homenaje a una de las estrellas más relucientes del siglo XX, que se apagó el 16 de agosto de 1977 a los 42 años dejando una estela imborrable de rebeldía en un género, el rock and roll, que hizo suyo.

Según detalla la organización creada para conservar Graceland, la subasta de 174 piezas es la "la más grande y completa" jamás celebrada en la mansión, que el artista compró en 1957 con 22 años, justo cuando estaba trabajando en su segunda película "Loving You", a la que seguiría "Jailhouse Rock".

Entre los objetos subastados destaca la pistola personal de "El Rey del Rock And Roll", en cuyo cañón de 9 milímetros aparece grabado el nombre de "Elvis" y las siglas TCB, de "Taking care of business in a flash" ("Ocuparse de los asuntos en un santiamén"), lema atribuido al cantante luego de que su estrellato comenzara a apagarse.

Al arma se suman varias vestimentas que el artista lució en algunos de sus filmes, como la reluciente chaqueta amarilla que llevaba en su baile con la actriz Ann-Margret en "Viva Las Vegas" (1964), película considerada como una de las mejores del artista.

Los seguidores del "Rey" también podrán adquirir la guitarra acústica del "Million Dollar Quartet (el Cuarteto del millón de dólares), nombre con el que se conoce a la sesión que Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, Carl Perkins y Johnny Cash grabaron en el Sun Record Studios de Memphis.

La guitarra acústica que hizo vibrar Elvis en este encuentro, en diciembre de 1956, está valorada entre 20.000 y 30.000 dólares y lleva las firmas de los cuatro iconos.

Otra de los lotes subastados es un anillo de oro en forma de búho, valorado entre 15.000 y 20.000 dólares, que el cantante lanzó a un fan desde el escenario durante el concierto de 1973 en el lago Tahoe, en la frontera entre California y Nevada.

En ese momento, la revista "Variety" consideró que las adicciones habían pasado factura a Elvis, que "ni sonaba ni se veía bien" y que parecía hinchado, pálido y no había rastro del lúbrico oscilar de sus caderas, que le valió el apelativo de "Elvis La Pelvis" al cantar "Hound Dog".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus