•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un episodio de la película “Stark Trek” inspiró a una empresa israelí para fabricar un novedoso aparato que permite cocinar de manera instantánea cualquier platillo. Lo llamaron Genie y fue pensado para mercadearse en pacientes con intolerancia al gluten y la lactosa, o en aquellos que estén haciendo dietas, debido a su capacidad de realizar menús personalizados.

Genie, que tiene un tamaño proporcional a una caja de zapatos, acaba de ser lanzado en los mercados israelí y australiano con un valor mayor a los 500 dólares. Este funciona con una aplicación móvil a través de la que se configura y hace funcionar, prometiendo así ser la cocina del futuro.

COMIDA ENCAPSULADA

La tecnología funciona a partir de una cápsula del tamaño de una taza, que se introduce en el dispositivo y contiene los ingredientes deshidratados por frío para que se mantengan frescos y no se descompongan rápidamente, sin necesidad de añadirles ningún tipo de preservantes o productos químicos.

Una vez que se introduce la cápsula en Genie, esta reconoce el menú y añade las cantidades de líquido necesarias para que el plato quede en su punto, al finalizar el proceso, la máquina abrirá automáticamente la puerta para que el usuario retire la comida. Este procedimiento tarda aproximadamente 30 segundos.

El precio de las cápsulas es similar al que costaría prepararlo a partir de alimentos en estado convencional, asegura Doron Marco, desarrollador.

Marco está convencido de que este tipo de alimentación revolucionará la industria y  contribuirá a reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera, puesto que evitará gran parte del trasiego diario de camiones con comida fresca a los supermercados.

El desarrollador también tiene pensado que una vez que esté bien posicionado en los entornos domésticos, Genie se expandirá en hospitales o colegios, donde cada persona requiere menús muy diferentes y no puede haber derroche de alimentos.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus