•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un pueblo pintoresco nacido en una mente fructífera es sometido a una inmensa descarga de asombro.

La curiosidad fue la puerta que llevó a sus habitantes a especular. En su plaza central había aparecido algo extraño, insólito, algo que atemorizaba, que metía ruido y sobre todo que se convirtió en noticia.

De boca en boca se esparció el rumor de lo que se pensaba era una brujería o cualquier otra cosa que tuviese origen oscuro.

Maya y Crespín son dos niños que se encuentran entre los personajes principales de la historia, quienes se admiraron al ver que todo el pueblo estaba consternado y reunido en la plaza central viendo la aparición.

Incluso, el sacerdote del pueblo se encerró en la iglesia, encendió velas y se puso en oración pidiendo que el pueblo fuera librado de todo mal.

En las casas no se hablaba de otra cosa que no fuera aquello que ya ni forma tenía y que tenía el poder de asustar a todos.

El tiempo transcurrió y al final se develó el misterio: aquello, que a todos puso en suspenso, no era más que el maestro Honorio Veridico, mejor dicho, el molde que usarían para construir una estatua en su honor y que fue derretido por el sol.

Esta historia salió de la pluma mágica de Pierre Pierson, quien ya tiene acostumbrado a su público infantil a grandes dosis de fantasía mezclada con aspectos didácticos.

El cuento se llama “El maestro Honorio Veridico” y se presentará en el Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra a las 11:00 de la mañana y contará con la presencia de la cuentacuentos Tía Karol.

La entrada es gratis.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus