•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Generaciones antagónicas. Unos muestran sus rostros cansados por los años, los otros brotan a la vida; en sus ojos hay esperanza, aunque sus cuerpos están siendo atacados por el cáncer.

Unos son poetas famosos y consagrados, los otros usan la poesía como bálsamo, vuelan en la imaginación de cada verso y cantan a la vida aún en la penumbra donde la muerte está al acecho.

Las estadísticas de los niños con cáncer en Nicaragua impactan, pero ver la dulzura en sus ojos a pesar del momento que están pasando, verdaderamente llega al corazón.

“Me gusta la vida y me gustan los poemas” es un documental que a muchos les cambiará la forma de ver la vida, es una ventana hacia el dolor recubierta con el velo de la esperanza.

Taller

El trabajo fílmico realizado por los escritores Daniel Rodríguez Moya y Ulises Juárez Polanco muestra al mundo el trabajo que Ernesto Cardenal y Claribel Alegría están realizando desde hace diez años: cada martes asisten al Hospital Infantil Manuel de Jesús Rivera "La Mascota", para impartir talleres de poesía a niños con cáncer.

"La iniciativa nació porque el doctor Giuseppe Masera notó cómo los niños con leucemia desarrollan una creatividad especial, así que a través de Claudia Chamorro le propusieron a Ernesto Cardenal que impartiera un taller de poesía a los niños, tomando en consideración su experiencia con talleres en los años 80", señaló Juárez Polanco.

De forma sigilosa, sin ninguna publicidad, Cardenal y Alegría, acompañados por otros poetas, han llevado a cabo esta admirable labor de la que ya han florecido dos libros de poemas escritos por niños con cáncer que no tienen nada que envidiar a los poetas consagrados. 

Minuto a minuto, el documental es como un barco que nos transporta a la vida de esos niños, algunos de los cuales ya han fallecido, aunque todos nos transmiten una lección de cómo enfrentar los tropiezos que se puedan tener.

“Me pondré alegre y esconderé mi tristeza”, escribió uno de esos niños referente a la actitud que tomaba cuando su padre y su hermana llegaban a visitarla al albergue del hospital “La Mascota”.

Los animales, la muerte de sus compañeros de albergue, las medicinas; todos son temas que están presentes en la vida de estos niños, algunos de los cuales participaron en los talleres y no pudieron ganarle la batalla al cáncer.

El documental no tiene como objetivo hacer llorar al público, sino apoyar a la Comisión Nicaragüense contra el Cáncer (Conanca) en su misión de ayudar al departamento de hemato-oncología del hospital "La Mascota”.

Por lo tanto, todo el dinero que se recaude en las proyecciones que iniciarán mañana y se extenderán hasta el 30 de septiembre en Cinemas Galerías se donará a Conanca. El documental se presentará a las 7:00 de la noche y el costo es de 100 córdobas.

Las piedras
(Fragmento)

Allá en mi lugar en todas partes hay piedras,
nuestros juegos son con piedras,
y yo creía que las pelotas que me salían
eran por las pedradas
pero ya después me temblaban los pies
y no me podía parar
y ya ni con piedras podía jugar.

Elder Martínez
8 años
San Ramón, Matagalpa

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus