•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

En la última película de la especialista en comedias románticas Nancy Meyers, "The Intern", Robert De Niro es un jubilado que vuelve a trabajar y se pone a las órdenes de una jefa mucho más joven que él, Anne Hathaway.

Aburrido tras su jubilación, Ben Whittaker, un hombre de 70 años interpretado por De Niro, decide reiniciar su vida y conoce a Jules Ostin (Anne Hathaway), fundadora de una página de moda que está en pleno ascenso.

"The Intern", traducida como "El becario" o "El pasante de moda", se estrena a partir de esta semana y a lo largo de octubre en Estados Unidos, España y Latinoamérica.

"Ben dice que quiere ser necesitado", comenta De Niro, "quiere ser parte de algo, y no simplemente un jubilado que pasea por el vecindario, lee el periódico y va al café".

De Niro, así como su personaje, tampoco quiere retirarse. A sus 72 años, presentará de aquí a fines de 2016 siete películas en las que actúa, sin contar las que está produciendo, entre ellas su nuevo proyecto junto a Martin Scorsese, "The Irishman".

El mítico actor de "Taxi Driver" (1976), "Raging Bull" (1980), "Goodfellas" (1990) y "Casino" (1995), ganador además de dos premios Óscar, también fundó el festival de cine de Tribeca y ha invertido en exitosos restaurantes y el negocio inmobiliario.

"Estoy feliz de tener la edad que tengo; envejecer es parte de la vida, hay que aceptar eso. Es lo que uno es y si no lo aceptamos y lo aprovechamos... No entiendo a la gente que no ve las cosas de esa manera", dijo en una reunión con periodistas.

Su personaje en "The Intern" es particularmente afable, si bien al principio Jules no quiere saber nada de este septuageniario que ni siquiera tiene una cuenta en Facebook.

"Inicialmente, ella cree que él no vale nada y quiere transferirlo", explica la cineasta Nancy Meyers, autora de comedias románticas como "Holiday" (2006) y "Something's Gotta Give" (2003).

- Aceptar la edad -

"Los jóvenes son el centro de atención ahora. La tecnología los convierte en estrellas desde muy temprano", comentó Meyers, refiriéndose a los fundadores de empresas como Facebook, Twitter e Instagram.

Son jóvenes como Jules, que ven crecer su negocio desde un garaje con tres personas a un edificio con cientos de empleados, a menudo más viejos que ellos.

Y de ahí parten los problemas de aceptación de la propia edad: los jóvenes quieren parecer más serios y los mayores no quieren ser considerados unos viejos. De hecho, la prensa estadounidense en ocasiones aborda estos conflictos generacionales en las empresas.

"Los empleados mayores no deben partir de la base de que su edad les hace ganar automáticamente el respeto de un superior más joven", ni de que "los jefes más jóvenes necesitan consejos", explica un artículo en la revista Forbes.

En ese sentido, Nancy Meyers muestra a Jules y Ben como dos personajes complementarios, que entierran sus armas y se convierten en un dúo funcional, al estilo del presidente y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, y su directora de operaciones, Sheryl Sandberg.

"The Intern" pone además el acento en las dificultades que enfrentan las jóvenes profesionales.

"Se ha escrito todo sobre la crisis de los cuarenta en los hombres, pero no se ha escrito suficiente sobre ellas", estima Meyers.

Jules sigue el patrón inverso al de los viejos tiempos, dice la directora. Pero "cuando el padre se queda en casa y no la madre, es más problemático".

"Y quería hablar de este fenómeno porque lo veo mucho".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus