•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alexander Reyes Cerda es un joven de 20 años que estudia Administración de Empresas en la Universidad Centroamericana (UCA).

Desde corta edad empezó a escribir versos. Lo hacía por amor o por desahogo, sin llegar a tomarlo seriamente, hasta hace unos 7 meses cuando tomó la decisión de recibir clases privadas de literatura para mejorar su poesía.

"Yo empecé escribiendo versos de amor y lo que hago ahora es totalmente diferente. Hay una intimidad, una especie de monólogo filosófico tratando de encontrar salida a la nostalgia y a vivencias que me marcaron", señala.

Según explicó, su maduración literaria la ha logrado con la lectura y el trabajo de carpintería, además de la dedicación y el empeño que le ha puesto.

A pesar de ser un escritor que está rompiendo el hielo está empezando con el pie derecho, pues fue seleccionado como finalista en el concurso literario centroamericano de Editorial XO, que se suponía elegiría a diez finalistas, pero solo 7 trabajos cumplieron los requerimientos literarios.

Son 35 poemas los que componen "Tránsito en la noche", el libro con el que se animó a entrar en este concurso que hoy dará a conocer al ganador.  
"Soy exigente. Cada vez que escribo quiero hacer algo más y no esperaba ser seleccionado y ya estoy con los ojos puestos en el trabajo que presentaré en la convocatoria al Premio Rubén Darío", concluyó.

Infinito diluvio

Hoy no llueve, pero cuando lo haga,
se habrán disuelto todos los recuerdos de las sequías.
Y las gotas húmedas aparecerán cuando no las vea,
aunque a veces vienen en pares a inflamar el insomnio.
Partículas suaves, se deslizan debajo de la espalda
del cielo, cayendo en la boca de las decepciones.
He trazado una ruta directa a la angustia,
y el resentido azul me diluvia.

Tránsito, la noche

La noche levantó mi inquietud.
Me hizo nacer del lecho materno,
salvaje y de espíritu recreado.
Con un decasílabo tracé la composición
de mis atardeceres e impacté luciérnagas contra
tu intacta cama de sombras.
Deidad acumulada: adhesivo filosófico.
Ni mil toneladas de palabras sacrificadas
podrán irrumpir en el ébano de tu sangre.
Ha de ser una turbulencia de desasosiego
que inspira tu oscuridad, adentrándose en ángulos
virginales de negra comedia.
Mi inquietud levantó la noche.
Y con desvelo extrajo un verso de la boca
homónima que se traga mi continente,  
lleno de olor demoniaco y sufrido, amor y pecado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus