•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para la mexicana Steph Orozco, diseñar es contar una historia “y la característica de la mía en el diseño es la experimentación creativa, la inexistencia de reglas y la búsqueda de lo inusual desde la selección de materiales hasta la reconstrucción de formas; el resultado, siempre una sorpresa, una pieza única que hablará sobre mi visión de la diversidad de pensamiento a través de la vestimenta”. 

Así, la exparticipante de Project Runway Latinoamérica (temporada 3) explica su trabajo en la industria de la indumentaria. Esta diseñadora será parte de los artistas invitados para las pasarelas de Nicaragua Diseña 2015, que se realizará el 9, 10 y 11 de octubre en el Crowne Plaza, Managua.

¿Quién es Steph Orozco como diseñadora?

Polifacética. Es cambiante, inquisitiva, curiosa, romántica, íntima, genuina. Busca dialogar a través de la indumentaria, explora cuestionamientos partiendo de emociones, fantasías y vivencias personales del ahora con tintes del mañana y fibras de un ayer que al final del día tejen la visión del mundo en el que soñar es el camino a la libertad. Y no hay nada más libre que expresar lo que somos a través de lo que vestimos.

Cuéntanos un poco sobre tus diseños ¿qué los caracteriza?

Mi diseño es inusual, atípico quizá. Se deriva de un imaginario donde el arte y la fantasía del cine, la historia en las prendas de segunda mano, los colores detrás de imágenes y fotografías registradas en mi memoria y las formas que componen escenarios arquitectónicos se fusionan para crear mundos donde mis prendas encuentren su propia voz.

¿Será tu primera vez en la región centroamericana o ya has participado en otros eventos?

Así es, primera vez que tengo la oportunidad de mostrar mi trabajo en esta región y esperemos la primera de muchas.

¿Qué nos vas a presentar en Nicaragua Diseña?

Es una historia que surge por mi fascinación hacia los matices sombríos en muchos aspectos de la vida. Comienza con una exploración introspectiva sobre la sociedad, cuestionamientos de pertenencia y reacciones ante las respuestas que mis sueños en distintos niveles de conciencia arrojaban sobre estos aspectos. 

El concepto de vaciar estas inquietudes acerca de los vagabundos en una colección se fue cimentando a través de fotografías que documenté sobre estas personas y mientras más me acercaba al tema mayor fue mi miedo y seguridad al mismo tiempo. Encontré mucha lucidez y un brío algo inexplicable sobre mi camino y cómo seguir atravesándolo.

Se desenvuelve todo en una recolección de referencias visuales de los vagabundos y transeúntes urbanos que visten todas sus pertenencias, a la vez por la ausencia de un lugar de residencia, la corrosión de las fibras en su vestimenta inspiró la paleta de color para trabajar mi colección, la sobreposición de múltiples prendas se ve reflejada en los cortes y siluetas de vestidos o en las asimetrías de pantalones y prendas exteriores que inclinan la temporada hacia un otoño-invierno… es así como inicia la colección que será presentada en Nicaragua Diseña 2015.

La madre Teresa dice: “Pensamos que la pobreza es solamente tener hambre, estar desnudos o ser vagabundos. La pobreza de no ser querido, no ser amado y no ser cuidado es la mayor pobreza. Debemos comenzar en nuestros hogares para remediar este tipo de pobreza”. Así, entendí que la belleza en el diseño se lee de diferentes perspectivas y entre más caras tenga tu discurso más claro es el mensaje que lleva.

¿A qué edad comenzaste a diseñar?

A diseñar en forma, me refiero a la conceptualización de piezas, quizá a los 20 años, edad en que decido iniciar mis estudios profesionales dentro de la industria del vestido. 

Aprendí a coser a la edad de 15, mi madre y mi tía me enseñaron desde cero por mi inquietud para alterar prendas que adquiría en mercados de segunda mano, tianguis o bazares, desde ahí ya es una década que mis días no transcurren sin una máquina de coser. En el ámbito del diseño, me matriculé dos años después para la licenciatura de Diseño Industrial, a la par llevaba clases de corte y confección pero llegó un punto en donde tenía más interés por el universo del patronaje, la construcción de prendas y los textiles, que todo lo demás me lleva a abandonar Industrial y encarrilarme a la indumentaria.

¿Cómo valorás la industria de la moda en Latinoamérica en cuanto a retos y desafíos?

Considero como un reto alcanzar el nivel de la industria a nivel global. En lo personal, no busco solo sobresalir a nivel nacional, creo que mientras se produzca algo auténtico y considere pautas como la calidad en todos los sentidos, desde la conceptualización hasta el desarrollo y producción se puede romper esas distancias transparentes entre las capitales de la moda y el resto de las regiones, donde también se vive este lenguaje, esta expresión, sin importar etiquetas de procedencia.

Por otro lado, la competitividad está en cada uno, pero cuando se involucra a otros, como el caso de Nicaragua Diseña, que no solo busca hablar de lo existente en el país sino de un entorno más envolvente, como lo es Latinoamérica, se pueden descubrir caminos a los que no se contemplaba llegar; para recibir siempre hay que tener la disposición para compartir.

  • 3 años tiene en el diseño, hablando profesionalmente.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus