•  |
  •  |
  • Edición Impresa

No hay reina del pop que se precie sin al menos un trono en los Europe Music Awards (EMA) de la cadena MTV, mejor si son dos, y en la gala de hoy  todas las miradas estarán puestas en Taylor Swift y su más que probable confirmación de la victoria cosechada en 2013.

La rubia diva forjada en Nashville (Estados Unidos), que hace solo unos meses también se declaró gran triunfadora en la rama estadounidense de estos galardones, aspira a llevarse en el Medio lanum Forum de Milán hasta nueve premios, nueve, incluidos los de mejor canción, mejor vídeo y mejor colaboración por “BadBlood”.

SE MANTIENE

Pocos y pocas artistas han logrado mantener el tipo durante tantas ediciones en este efímero escaparate del pop, pero Swift podría conseguirlo mañana sin despeinarse, sin siquiera aparecer por aquí, tras renovar completamente su característico sonido country en el disco “1989”, que ha encandilado incluso a cantautores como Ryan Adams.

No ha sido al único. Su quinto álbum de estudio, publicado en 2014, superó recientemente los cinco millones de copias vendidas en su país de origen, lo que lo convierte en el éxito discográfico más fulgurante de la última década en Estados Unidos, más veloz aún que “21” de Adele (2011). Es, además, el tercer trabajo de la artista que supera esa cifra.

Para que Swift, que también es ya la reina de Instagram (tras barrer a Kim Kardashian y Beyoncé), no logre mañana un nuevo triunfo en los Europe Music Awards mucho se habrán tenido que esforzar los votantes de Justin Bieber, el siguiente mayor nominado, con aspiraciones en seis categorías.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus