•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La joven y bella artista, nacida en Cúcuta pero criada en Bogotá y también ligada a Barranquilla, donde reside buena parte de su familia, viajó a Pekín en 2008 para estudiar Economía y Finanzas, pero ha destacado subida a los escenarios de China, donde Daniela Rojas comienza a ser ya una cara conocida en el mundo del espectáculo.

“El estrellato es un camino largo y el mercado chino muy grande, es difícil ser realmente reconocido, pero sigo trabajando arduamente por esa meta”, matiza en una entrevista a Efe la cantante, que en todo caso consiguió grandes dosis de fama en 2013, cuando ganó el concurso de talentos “I Am Melody” del canal de Pekín BTV.

Vestida en un espectacular vestido dorado, Rojas interpretó con gran pasión un popular éxito del “mandopop” actual, “Wode Gesheng Li” (“Tú existes en mi canción”), ante la que el jurado se rindió sin condiciones.

“El premio del concurso era participar en la Gala del Año Nuevo Chino de BTV, un evento muy prestigioso y que se ve a nivel nacional durante días, para en el que solo actúan grandes y reconocidos talentos”, explicó Rojas, también conocida en el país asiático con su nombre en mandarín, “Bai Ling”.

La pasión de Rojas por la música se remonta a su adolescencia, cuando cantaba en coros juveniles, y en cuanto al interés por China, es un poco de “culpa” de unos vecinos de este país, que hace años se mudaron cerca de su casa en Colombia.

DESTINO O CASUALIDAD

“Por casualidad, o ahora que lo pienso, por destino, frente a mi edificio vino a vivir una pareja de chinos, en la que la esposa era profesora de mandarín, y ahí es donde empieza mi historia con China”, rememora la artista.

Recién cumplida la mayoría de edad, y en un momento en el que China se consideraba la gran meca de los negocios, Daniela decide ir a Pekín a estudiar con el apoyo de su familia.

Una vez allí, y viendo que pese a las dificultades del mandarín aún tenía muchas tardes libres, decidió buscar un pasatiempo para sus ratos de ocio y en ese momento regresó a la música, una pasión que, reconoce, siempre ha llevado en el corazón.

Fue entonces cuando en una web de anuncios clasificados descubrió que un grupo que mezclaba cantantes chinos y extranjeros llamado Los Cinco Continentes buscaba una solista, y en las audiciones logró entrar en la banda, con la que empezó en sus primeros años en Pekín a actuar en televisión o junto con estrellas del pop chino.

FUSIÓN

Ansiosa de nuevas experiencias, Daniela dejó ese grupo para centrarse en una banda propia, con la que actualmente interpreta desde jazz hasta música en español y, por supuesto, algunos éxitos de la música china, que a ella le apasiona y cree que podría apasionar en mercados como el latinoamericano.

“Cada vez estoy más convencida de que no somos culturas tan diferentes, y que si nos conociéramos más unos a otros la aceptación sería sencillamente natural”, opina la artista, quien trabaja en proyectos de fusión de músicas chinas y colombianas con los que espera, una vez más, dar la campanada.

“China es el país de las oportunidades, sin importar el campo, y están ahí para quienes trabajan duro y saben encontrarlas”, señala Rojas, quien no quiere pensar si de haberse quedado en Colombia hubiera logrado reconocimientos similares: “El ‘hubiera’ no existe, no sé qué ‘hubiera’ pasado”, resume.

“Ser latina y cantar en mandarín ha ayudado en mi carrera”, reconoce esta colombiana que, para muchos chinos, es ya una cara conocida más al encender el receptor televisivo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus