•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luis Enrique Calderón es un personaje curioso. A primera vista, da la impresión de ser un tipo serio, imponente, pero después saca su lado cómico en cada oportunidad que se le presenta. Muchos hoy lo conocen como imitador, pero su carrera artística se remonta ya, desde hace varios años, al iniciar en el teatro. Estuvo en el grupo Xilonem, de Matagalpa, en el Justo Rufino Garay y en el Nixtayolero.

Luego comenzó en radio con Chuno Blandón y Otto de la Rocha. 

Comencé a hacer mi propio show, con algunos detalles como gorras, lentes y nos fuimos fijando en los espectáculos de Julio Sabala y comenzamos a trabajar en vestuario, musicalización, presentación y despedida de los personajes. Así el show se fue profesionalizando hasta llegar donde estamos”, relata Calderón.

PersonajesEl humorista Luis Enrique Calderón. Cortesía / END

Para este comediante existen algunos personajes que no ha podido caracterizar, entre ellos el cardenal Miguel Obando y Humberto Ortega “únicamente se va con el show de las voces”.

En su trayectoria han aparecido y desaparecido personajes dentro de su show, por ejemplo ya no hace Arnoldo Alemán, Osama Bin Laden, Sadam Husein.

“Hay gente que siempre quiere al poeta Ernesto Cardenal, otros a Chávez, es uno de los personajes sabrosos de trabajar, por ser un líder, su forma de decir la cosas. Se puede improvisar hasta más no poder con él, al igual que con Herty Lewites”.

Otros personajes como Edgar Tijerino representa para Calderón “una de las voces más difíciles de imitar”.  

Asegura que “el único problema que he tenido con mis personajes es cuando  se me mueren. Tengo que guardar respeto, por humanismo, dos meses y medio de luto. Pero después lo sacamos, lo traemos del más allá”.

Vivir de la comedia

Calderón ha viajado por casi toda Nicaragua con sus personajes en la maleta. Tiene relatos, de relatos. “Una vez en Chontales se fue la luz y tuve que hacerlo con un megáfono”. 

Señala que hacer sátira de personalidades políticas no ha tenido consecuencias negativas en su carrera artística, excepto un altercado en Bluefields, cuando una señora le lanzó una botella cuando este imitaba al presidente Daniel Ortega.

Este imitador asevera que en Nicaragua se puede vivir de la comedia, “al menos yo he sobrevidido”, cuenta. “Mantengo a mi mujer, a mis hijos. Sí da. Creo que soy el único que vive al ciento por ciento de lo que hace porque hay otros artistas que tienen otras carreras, son médicos, otros ingenieros. O le trabajan estable a una empresa. Pero yo solo tengo esto, el show”.

“La comedia como tal no es peligrosa, pero cuando tocás el poder… el poder nunca ha comulgado con el humor. Es un arma de doble filo. Creo que toda Nicaragua sabe que no soy antiliberal ni antisandinista ni anticonservador. Yo critico a todos, les vuelo a todos, incluso le he dicho ladrones a algunos en mis show. Es una sátira política, que si bien es cierto, en países con intolerancia extrema han mandado a asesinar a humoristas”, afirma.

No se retira

Calderón asegura que sus reiterados retiros han sido malentendidos. Explica que “la primera vez que dijo que era su último show se refería a su presentación en Ruta Maya, porque estábamos en diciembre. La segunda vez que anuncié mi retiro fue cuando ganó el Frente. A Daniel solo lo habíamos imitado como oposición y miramos la oportunidad de imitarlo en el poder. Son dos cosas muy diferentes y por eso decidimos seguir”.

El desgaste físico, la edad y las enfermedades llevaron a Luis Enrique a anunciar recientemente su retiro, pero viene un año electoral (2016) “y entonces como que se crece la bolsa. Las presentaciones salen por doquier. La estamos barajando si seguimos o hasta aquí”, cuenta entre risas.

Calderón solo espera terminar su carrera como humorista tranquilo “y que se me recuerde como una persona que criticó al poder en su momento para buscar que se entienda que hay que tener compasión por los demás”.

  • 25 años de carrera cumplió Luis Enrique el mes de julio.
  • 51 años tiene el imitador, nacido en Managua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus