•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Tras interrumpir y abandonar dos conciertos consecutivos, el cantante Luis Miguel anunció finalmente el aplazamiento de las cuatro presentaciones programadas esta semana en la capital mexicana debido a “un cuadro de rinofaringitis aguda”, un anuncio que ha generado malestar y críticas de sus fans.

El cantante colgó en las últimas horas en su cuenta de Twitter un comunicado de su oficina de representación explicando los motivos de las interrupciones de los conciertos del miércoles y jueves pasados en el Auditorio Nacional y anunciando la reprogramación de estas presentaciones y de otras dos que iba a celebrar este viernes y sábado.

Según el boletín, el artista de 45 años “presenta un cuadro de rinofaringitis aguda”, es decir, “un proceso inflamatorio agudo de la vía aérea superior que le impidió desempeñarse adecuadamente durante el concierto del 18 y el 19” de este mes.

Por esta razón, “se ve obligado a posponer los conciertos en el Auditorio Nacional” y será sometido a “tratamiento médico” y se le recomendó “reposo absoluto”, añade la nota.

“De acuerdo con su evolución podrá regresar a sus actividades profesionales cuando sus condiciones lo permitan”, concluye.

Dudas

La argumentación médica podría resultar suficiente de no ser por la forma en que abandonó los dos recitales y porque no es la primera vez que sucede algo parecido en los últimos tiempos.

El miércoles, en su estreno, el concierto se inició con 45 minutos de retraso y la excusa para la cancelación fueron los “problemas con el clima” (aire acondicionado) en la sala.

Sin embargo, sobre el escenario el artista mostró serios problemas para recordar gran parte de sus letras al interpretar las canciones.

Quince minutos después de comenzar su actuación las luces se apagaron y comenzaron los abucheos del público, que le reclamó sin éxito al cantante que regresara.

Los asistentes al Auditorio, con capacidad para 10,000 espectadores, pagaron entre 400 y 4,500 pesos (24 y 269 dólares) por asistir a un recital que será reprogramado, igual que los otros tres.

Tras repetir el episodio el jueves, también se reprodujo el malestar del público, no solo en el recinto sino también en las redes sociales.

“Qué indignación tan grande. #LuisMiguelEnElAuditorio no seguía ni las letras de sus canciones” y “Después de media hora de karaoke #LuisMiguel cancela el concierto #LuisMiguelEnElAuditorio” fueron algunas de las críticas.

También hubo sorna, como la de un reconocido analista político: “Muero por saber: 1- Quién ganará la presidencia de Morena (el partido político Movimiento Regeneración Nacional) y 2- Cuántos minutos durará la función de #LuisMiguelEnElAuditorio #fb”.

“¿Alguien sabe cómo va Luis Miguel en el Auditorio Nacional? ¿Me confirman si hoy se presentó? Gracias por sus reportes”, había preguntado antes del recital el conductor del principal noticiero de televisa, Joaquín López Dóriga.

En enero Luis Miguel fue objeto de críticas en las redes sociales porque en su reaparición en ese mismo recinto lució aparentemente con unos kilos de más.

En el escenario de los conciertos de esta semana se colocaron pantallas gigantes no horizontales, sino verticales, al parecer para estilizar y alargar su figura.

Además, el 7 de febrero el cantante no se presentó a un concierto que tenía programado en Mérida, estado de Yucatán (sureste), porque “no pudo ser trasladado a tiempo” a esa ciudad “por cuestiones técnicas de la aeronave”, según sus representantes.

Sin embargo, el director logístico del Coliseo de Yucatán, Jorge Rejón Boyancé, dijo que el cantante no se había presentado porque estaba “emborrachándose y drogándose”.

Las cancelaciones en México se producen a falta de pocos días de que Luis Miguel actúe en Argentina, concretamente el viernes 27 y sábado 28 de noviembre. 

  • 4 conciertos programados para esta semana no se efectuaron y corren riesgo de suspenderse sus próximos compromisos.
  • 3 canciones cantó nada más Luis Miguel en el concierto del miércoles, después fue suspendido.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus