•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El segmento de los familiares derivados de modelos compactos no deja de animarse y más aún en un momento en el que los fabricantes están dotando a estas versiones de potentes motores que les convierten en automóviles versátiles y muy dinámicos con los que empezar a olvidarse de los monovolúmenes.

Atrás queda esa forma de pensar que ligaba el coche familiar con la ranchera de diseño anodino que no sabía integrar el espacioso maletero que conlleva este tipo de carrocerías.

En la actualidad, los familiares tienen igual o más atractivo que las berlinas de las que parten. Este es el caso del modelo probado sometido a prueba, el Golf Variant GTD. El GTD es en dísel lo que en gasolina es el GTI, pero con un factor sorpresa: el consumo de combustible es menor sin renunciar a las típicas prestaciones de un inconfundible GTI.

Con esta premisa, el Golf Variant GTD monta un propulsor de dos litros y cuatro cilindros con una potencia de 184 CV, con el que es capaz de acelerar con la caja automática de doble embrague DSG de 0 a 100 km/h en 7.9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 229 km/h.

Para los defensores de la caja manual hay que destacar que el ahorro respecto a la DSG de 6 velocidades es de algo más de dos mil dólares, ya que la versión Variant GTD manual tiene un precio de 33,000 dólares que llega a los 35,800 dólares con la opción automática de la prueba.

Características

Sobre esta materia decir que ese desembolso de más es muy aconsejable, ya que la DSG equipa levas en el volante con las que se pueden hacer cambios manuales, pero a mayor velocidad. Y, si no, lo mejor es disfrutar de la comodidad y rapidez en el salto de relaciones que logra el sistema de doble embrague de Volkswagen.

Con el citado propulsor, el Variant es capaz de ofrecer un comportamiento muy dinámico, pero también muy turístico. Esto que parece contradictorio es posible gracias al selector de modos de conducción. Este sistema permite al conductor elegir entre diferentes modos: Normal, Eco, Sport o Individual. El botón selector está situado al lado izquierdo de la caja de cambios.

Una vez que se pulsa, en la pantalla TFT ubicada en el centro del salpicadero aparecen los cuatro modos, que se accionan tocando de nuevo el botón o con el dedo en la pantalla táctil.

Para hacerlo más atractivo, Volkswagen ofrece como campaña comercial el regalo del paquete GTD, que incluye faros de xenón con luz de marcha diurna LED y luz de conducción en curva, techo eléctrico y panorámico, alarma antirrobo, reposabrazos central delantero, retrovisores exteriores ajustables y abatibles eléctricamente y térmicos, con iluminación del entorno y descenso del espejo del acompañante en maniobras de marcha atrás; y antinieblas delanteros.

La marca

En el equipamiento de serie destaca el tren de rodaje deportivo, el diferencial frontal XDS+ para limitar el subviraje en curva, la dirección directa activa (Direct Active Steering, DAS) y las llantas de diecisiete pulgadas, entre otros elementos.

Además como marca subpremium que es considerada Volkswagen y que quiere entrar en el segmento de las premium (Audi, BMW y Mercedes) ofrece, como ellas, una larga lista de opcionales que rápidamente disparan el precio del vehículo.

Es el caso de la pintura metalizada (520 euros), el asistente de mantenimiento de carril y reconocimiento de señales de tráfico (695 euros) que va ligado al de navegación Discovery Pro (2,055 euros), cámara de marcha atrás (260 euros), detector de ángulo muerto (365 euros), regulador automático de la distancia y de vigilancia del entorno Front Assist con parada y freno de emergencia en ciudad (345 euros).

En definitiva se trata de un coche seguro para circular rápido, espacioso para pasaje y equipaje, y versátil porque con el sistema de plegado de asientos y con la boca de carga baja permite introducir todo lo necesario para hacer deporte al aire libre.

  • 34 mil dólares cuesta este automóvil. 
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus