•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para María José Álvarez escuchar Nicaragua en países de Europa y festivales “no tiene la misma relevancia arrolladora que existió durante los años ochenta o noventa”. Sin embargo siempre “hay un interés por Nicaragua desde distintas  plataformas, diferentes agendas donde un público puede identificarse: literatura, etnografía, procesos identitarios, cultura, poblaciones indígenas,  lenguas, música, turismo y espiritualidad. El asunto es que la obra fílmica genere opinión, identificación, sorpresa, curiosidad y simpatía”, señaló.

Álvarez recientemente viajó por Europa con “Lubaraun...” un documental que rescata la voz de un pueblo colonizado. Dicho film estuvo en el Festival Filmar, en Ginebra, hubo  presentaciones en  el parlamento Europeo, en Luxemburgo, la Unesco, La Maison de América Latina en París. Nos presentamos  en Biel,  Suiza gracias al hermanamiento de  Biel / Bienne con La Ciudad de San Marcos  y también  hice una presentación especial en la ciudad flamenca de Mol a un Comité de Solidaridad con Nicaragua o sea el espectro para mostrar el trabajo es versátil y multifacético.

En Bélgica, “Lubaraun…” abrió El Festival de Cine Alba con un público  que simpatizó  con la historia y con los personajes, eso es fantástico. 

Sobre tu experiencia con “Lubaraun...”

Prácticamente   durante   2015  el saldo  de las presentaciones de este filme ha sido muy positivo. Lubaraun (Al encuentro de…) ha estado presentándose en espacios donde el filme  promueve la identificación cultural entre algunos sectores que de otra forma no se llega;  por ejemplo las presentaciones en la isla de St. Vincenty las Granadillas, durante El I Simposio sobre  el rescate de la cultura Garífuna”

Vos como realizadora ¿qué objetivos perseguías con esta producción?

Yo quería hacer un esbozo sobre  estas culturas, rescatar la historia oral, provocar a locales  y nacionales. Promover que en  Nicaragua se conozca esta riqueza cultural.

Lo que se conoce del Caribe es bastante estereotipado. No se sabe realmente sobre  la diversidad y sus orígenes. 

“Una trabajadora de la memoria…” “Desde que me fui a vivir al caribe aprendí que hay otra historia u otras historias además de la oficial del país.Siempre quise hacer algo sobre los afrodescendientes, fotografié intensamente la población creole y garífuna  del caribe sur. Siento que he criado vínculos. Por años documenté gráficamente.  En el 2006  junto con mi socia Martha Clarissa Hernández  nos  planteamos este ambicioso proyecto.

¿Cuáles son tus próximos proyectos en el ámbito del cine y la producción?

Son varios. Siempre interesada en el Caribe y también en  otros temas  algo de ficción.  El cine es como un vicio  te entra y no dejás de soñar  en ideas. El asunto es  la posibilidad de hacerlo. El proceso es lento para mí. Estos dos últimos proyectos de los afros tomó casi 6-7 años, entre levantar financiamiento, investigación formal, pre y producción, post, subtilulaje  de las lenguas maternas. Es  caro aunque aquí se trabaje  con poco presupuesto en relación a  otros en Centroamérica,ya no se diga en los EE.UU o Europa. Se requiere  preparación en varios niveles.  

¿Cómo valorás el apoyo que tienen los realizadores en Nicaragua y qué retos nos esperan en este ámbito?

La situación es  difícil, hay una ley de cine reglamentada, sin embargo  de hecho no se cumple según el  reglamento.Siento que  las autoridades  o  los que determinan las políticas públicas deben entender más sobre el proceso  y significado de la producción cinematográfica universal,  tomar ejemplos de países cercanos como Costa Rica o El Salvador que sin tener Ley de cine, tienen un fondo para apoyar  de  acuerdo a un concurso, el arranque 6 a 10 proyectos anuales  al menos, en varias categorías ficción, documental, etc.

Necesitamos lo mismo acá y que se avalen  los proyecto, no es lo mismo llegar a un país  con una carta de apoyo de tu  gobierno que  por cuenta propia… inclusive hay dificultades para que se hagan coproducciones o producciones extranjeras, se resuelve  uno a uno  cada caso,  no hay normas  establecidas  como en otros países para facilitar y Nicaragua tiene todos los componentes es un país atractivo para producir y contar historias: su naturaleza es bella y diversa, sus culturas, la personalidad de la gente, su  historia  es interesantísima lo tiene todo. Capital humano con experiencia lo hay  también, pero es difícil que salgan estos proyectos  de manera  fluida.

Alvarez manifestó que no solo es cuestión de que el  gobierno o Estado  debe respaldar las producciones, lo debe hacer también  la empresa privada  como parte de la responsabilidad social de la misma.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus