•  |
  •  |

La crisis y la moda, primero por los SUV y ahora por los crossover, ha puesto en serios apuros al segmento de los monovolúmenes grandes, que sufren una seria merma de las ventas.

Su espacio, si no son necesarias las siete plazas, está siendo también cubierto por los SUV y las berlinas familiares, que han ganado, y mucho, en diseño, además de una mejora de los volúmenes disponibles de carga.4.854 metros es la longitud del vehículo.

Conscientes de las nuevas demandas de los clientes, las pocas marcas que siguen teniendo en su gama un monovolumen grande, de más de 4.60 metros, han renovado modelos.

Este es el caso de SEAT y, de su hermana de Grupo, Volkswagen, que han presentado una nueva generación, la tercera, de sus modelos “gemelos” Alhambra (en la marca española) y Sharan (en la firma alemana).

El motor utilizado en esta unidad de prueba es el 2.0 TSI de 220 CV (20 CV más respecto al modelo anterior), que es capaz de llevar hasta los 226 km/h a este amplio monovolumen que pesa 1,838 kilogramos.

Para hacer más agradable la conducción, SEAT ha ligado esta motorización a la caja automática de doble embrague DSG, que en este caso tiene 6 relaciones, una menos si se opta por la modalidad deportiva de la transmisión.

La caja DSG es el perfecto aliado para que el vehículo no parezca pesado y lento en las transiciones de una relación a otra o en las salidas desde parado. Los pasos de una marcha a otra, como en cualquier vehículo del Grupo Volkswagen que la equipe, son rápidos y suaves.

Al contrario que en las cajas de convertidor de par, las subidas o las reducciones no van acompañadas de los típicos resbalamientos entre una marcha y otra y los correspondientes incrementos de sonoridad mecánica.

Esto hace que el pasaje vaya más cómodo y no note en el interior el aumento de revoluciones que acompaña a las aceleraciones y las deceleraciones.

Este propulsor tiene un consumo medio homologado de 7.2 litros cada 100 kilómetros, que en la prueba a la que ha sido sometido este monovolumen ha superado los once litros. Las emisiones son de 167 gr/km, casi un 10% menos que el modelo al que sustituye.

El consumo es un tributo a pagar por un vehículo con el que se llanea fácilmente por encima de los límites legales si no se presta atención al velocímetro y con el que se puede enlazar un adelantamiento tras otro sin que el motor muestre decaimiento.

Muy cómoda es la guantera central que está situada en la parte alta del salpicadero y en la que es muy práctico guardar el teléfono, las llaves e incluso una tableta digital.

La posición del conductor, como ya es habitual en este modelo, está muy conseguida y todo queda al alcance de la mano, lo que refleja una buena ergonomía del puesto de conducción.

El espacio interior de este vehículo de casi cinco metros es amplísimo para cinco pasajeros y su equipaje (hasta 800 litros), y amplio para siete y las maletas que entran en un hueco de 300 litros, que es bastante aprovechable por profundidad.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus