•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Ya son casi tres años los transcurridos desde que hiciera su entrada en el mercado el modelo más fotogénico de la gama eléctrica de Renault, la más completa del mercado, hasta el momento, integrada por el pequeño Twizy, la berlina Fluence y el comercial Kangoo, además de nuestro protagonista, el atractivo ZOE.

Con este catálogo, Renault es el fabricante que hace la apuesta más firme por la movilidad eléctrica, una nueva forma de entender el automóvil que avanza a paso lento, aunque la velocidad puede cambiar tras la reciente cumbre del cambio climático, la conocida como COP21, que ha concluido con un histórico acuerdo que va a tratar de llegar a una economía baja en carbono.

El automóvil, sin ser el mayor emisor de emisiones de gases contaminantes y de efecto invernadero, va a ser, sin embargo un permanente foco de atención de esta lucha por evitar el calentamiento del planeta.

Es por ello que cualquier paso dado en la dirección de la electromovilidad es un gran avance y así lo ha hecho Renault, que ha sido capaz de mejorar el punto débil de un eléctrico, la autonomía, y ha empezado por el ZOE, al que le ha dado 30 kilómetros más sin necesidad de cambiar de tecnología de baterías ni de generación de modelo.

Renault ha demostrado que entre la actual tecnología de acumulación de energía y la próxima, que ya empieza a anunciarse con rangos de autonomía que podrían superar los 500 kilómetros, hay un espacio de mejora en términos de eficiencia.

La mejora en el ZOE se debe a un nuevo motor que recibe la denominación R240, correspondiente a la nueva autonomía, alimentado por una batería que ha sido optimizada en materia de gestión electrónica.

Con estas dos medidas se ha logrado una reducción del consumo de energía que ha llevado a ese incremento de 30 kilómetros en el rango de autonomía oficial.

El motor R 240 ha sido desarrollado por los ingenieros del Technocentro y de la fábrica de Cléon, en la que se produce el Renault ZOE.

Se trata de un novedoso propulsor por concepción y su arquitectura, este motor se nutre de la experiencia adquirida por Renault en coches eléctricos con 95 patentes específicas.

En el desarrollo del nuevo motor ha sido de gran importancia el papel de Renault en la Fórmula E, que ha permitido probar la tecnología eléctrica en condiciones extremas.

El R 240 es un motor eléctrico síncrono con rotor bobinado de 65 kW y 220 Nm con cargador Camaleón integrado, que ha sido evolucionado para permitir una recarga más rápida en los bornes domésticos (3 kW y 11 kW). El sistema permite recargar en los bornes de carga acelerada de 22 kW.

En relación a la autonomía y una vez sometido a una nueva prueba dinámica es difícil ratificar el nuevo rango oficial de autonomía, porque el estilo de conducción es un elemento decisivo en el rendimiento de un coche eléctrico, al margen de la climatología y la orografía.

Aunque no se cumplen los 240 kilómetros anunciados, si pasa ampliamente de los 200 de autonomía real, con una conducción sosegada e inteligente, además de con la ayuda del modo ECO. Y con este argumento puede ser una interesante opción de comparar, aunque tiene que ajustarse a las necesidades de movilidad del potencial comprador.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus