•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El mercado de las novedades concentra muy pocas veces tanta expectación como la generada con el retorno del Honda NSX, un súper deportivo que hace 25 años puso en solfa la forma de hacer este tipo de coches exclusivos.

El NSX de entonces corría con un motor de seis cilindros que incorporaba algunos avances, parecía un Ferrari y a diferencia de este no se rompía ni desajustaba.

Aquel NSX se caracterizaba por estar montado sobre un monocasco ligero y rígido realizado en aluminio y la utilización de un V6 montado de forma transversal. El NSX desafiaba así la sabiduría convencional para un superdeportivo.

El motor V6 de altas revoluciones contaba con una serie de tecnologías de producción de automóviles innovadores, como pistones forjados, bielas de titanio y tren de válvulas VTEC.

Modelo

Con aquel NSX Honda buscaba una conexión más íntima entre el coche, el conductor y la carretera, a través de elementos esenciales de diseño como el peso ligero, la cabina abierta y ventilada, y una estudiada ergonomía.

Pues bien, Honda, después de unos años que parecía había abandonado la continuidad del modelo y de un largo proceso de maduración de la idea, está a punto de poner en la mayoría de los mercados, porque ya lo está haciendo en el norteamericano bajo su marca selecta Acura, un NSX que vuelve a romper los esquemas en esta exclusiva parte del catálogo automovilístico.

El nuevo NSX es una exhibición de lo que es capaz de hacer Honda en este momento, aunque no todo, porque también prepara la comercialización de la nueva generación de su coche de hidrógeno, el Clarity, con el que también muestra su avanzada ingeniería en este campo, con una reducción del tamaño de la pila de combustible que supera el 30 %, con un aumento del rendimiento que sitúa la autonomía de esta avanzada berlina en más de 700 kilómetros, cuando el listón estaba en los 500 kilómetros.

Uno y otro han sido mostrados a la prensa internacional con ocasión de la celebración de la 44 edición del Salón del Automóvil de Tokio y. 

El escenario ha sido el gigantesco centro de I+D de Honda en Tochigi, a un par de horas de Tokio, y su pista de pruebas, en la que, por cierto, hizo una fugaz aparición el NSX de carreras con el que la marca compite en el exigente Súper GT japonés

Pero antes de llegar al puesto de conducción del NSX se pasó por una toma de contacto con un espectacular CR-Z eléctrico que ha sido el laboratorio en el que se han desarrollado algunos de los sistemas embarcados en el súper deportivo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus