•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Siempre al pie del cañón, con la música como bandera y con la voz como espada mágica que ha conquistado los públicos de los cinco continentes, Plácido Domingo cumple 75 años con el proyecto de que el día previo a su onomástico, 20 de enero, llevará la dirección musical de la ópera “Sansón y Dalila”, de Saint-Saëns, en el Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia (España), una de las obras que más le ha gustado en su carrera profesional.

El “granado”, como le conocían desde pequeño en su familia por cantar la canción lírica “Granada”, es consciente de la edad que tiene: “Sé que mi voz se puede acabar en cualquier momento”, comentó hace unos meses al diario español “ABC”, aunque también añadió: “Es fundamental el entusiasmo y la pasión. Es lo que me mueve”.

México en su vida

En la vida de Domingo, México es un referente fundamental. Con tan solo ocho años se trasladó con sus padres a la capital de ese país, donde ellos trabajaban en el teatro musical y él comenzó a estudiar en la Escuela Nacional de Artes y el Conservatorio Nacional de Música. Según confesaba en una entrevista con Efe: “Ya desde muy pequeño me enamoré de México y de sus gentes”.

Efectivamente, porque con tan solo 17 años se casó con una pianista de esa nacionalidad, Ana María Guerra Cué, aunque su matrimonio duró unos cuantos meses, pero fruto de su relación nació en 1958 su primer hijo, José Plácido Domingo Guerra.

Tras esa decepción sentimental volvió a unir sus pasiones, el canto y el amor, contrayendo nupcias con la soprano natural de Veracruz, Marta Ornelas, en 1962.

En entrevista con Efe Domingo comentaba una anécdota al respecto: “Fue gracias a las rancheras como enamoré a Marta”, la mujer que ha permanecido junto al genio del canto toda la vida, le ha dado dos hijos: Plácido Jr. y Álvaro, que nacieron en 1965 y 1968, respectivamente.

En su larga trayectoria, el 7 de julio de 1990 fue una fecha clave porque fue cuando las tres voces más grandes del bel canto, Luciano Pavarotti, José Carreras y Plácido Domingo, se reunieron a cantar juntos por primera vez, con motivo del Campeonato Mundial de Futbol celebrado en Italia, bajo la dirección de Zubin Metha. Ahora, a sus 75 años, Plácido Domingo tiene una docena de títulos “honoris causa” y una estatua de dos metros de altura en la capital de México, fundida a partir de llaves donadas. El tenor sigue siendo todo un personaje, un gran artista.

Vida profesional

El reconocimiento internacional le llegaría en el año 1962, cuando estuvo trabajando durante más de dos años seguidos en la ópera nacional de Israel, concretamente en la Ópera de Tel Aviv.

Triunfador en todos los grandes centros operísticos mundiales, como el New York City Opera o el Metropolitan Opera, de la misma ciudad estadounidense, Plácido Domingo ha cantado en toda América, por toda Europa y bajo la batuta de los grandes astros de la dirección, como Herbert von Karajan, James Levine o Carlos Kleiber.

Para el tenor, las óperas clásicas han sido sus grandes hazañas profesionales, y ha interpretado y cantado casi 150 papeles de los autores clásicos como Wagner, Handel, Mozart o Verdi.

La reunión fue debido al recital de clausura de ese evento deportivo en las termas romanas de Caracalla y significó el comienzo de una buena amistad y de un buen número de actuaciones conjuntas entre los tenores.

Su primera colaboración cristalizó un año más tarde, el 21 de febrero de 1991, con el concierto del tenor de Módena, Luciano Pavarotti, y el español Plácido Domingo, en la Ópera Metropolitan de Nueva York; ese mismo año, “Los Tres Tenores” fueron galardonados con el Grammy de la Academia de Artes y Ciencias Discográficas norteamericana por su disco grabado en vivo en Italia.

Ha cantado en español, inglés, alemán, italiano, francés y para eventos deportivos, de carácter benéfico, para los Juegos Olímpicos o, incluso, para el himno de su equipo de futbol favorito. Ahora, a sus “primeros” 75 años y tras padecer un cáncer de colon, del que fue operado en 2010 en Nueva York, y una embolia pulmonar en 2013, Plácido Domingo sigue siendo todo un personaje, una gran artista y, según quienes le han tratado directamente, una persona extraordinaria.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus