•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nacido en Managua y criado en Estelí, Edwin Yllescas firmó los manifiestos y pronunciamientos de la Generación Traicionada.

Abogado de profesión, pero tan versátil en la vida laboral como su voz poética misma, también se develó como narrador.

Activo en redes sociales, gran anfitrión de los poetas en los festivales de poesía de Granada, Yllescas se consagró como un crítico agudo, respetado y su partida física ha conmocionado el mundo literario nacional.

"La poesía nicaragüense tiene una baja sensible en sus filas principales porque Edwin Yllescas, uno de los grandes poetas, murió después de un derrame cerebral que lo tuvo en un estado de postración durante muchos meses", compartió Francisco de Asís Fernández.

"Chichí" cultivó una amistad de 53 años con Yllescas y  asegura que están de duelo todos los que lo leyeron y fueron encantados, porque  le dio una voz nueva a la poesía nicaragüense".

"Yo sé que algunos podrán decir que era una persona difícil, con un sentido crítico muy agudo y yo tengo otra opinión, creo que era muy llevadero, un gran compañero,  es cierto que era crítico, pero de altura, y en base a una vastísima cultura, porque fue un gran lector, conocía la literatura de los grandes, creo que siempre fue un poeta joven siempre deslumbrado por la belleza del idioma, de la poesía, el arte y la cultura", prosiguió.

Honras fúnebres

El Festival de Poesía de Granada lo invitó a participar en "El autor y su obra" y le rindió un homenaje que resultó ser el último que recibió en vida.

Los restos mortales del poeta serán sepultados hoy en el cementerio General, después de una eucaristía en la iglesia San Francisco de Asís, en Bolonia.

Su cuerpo será sepultado, pero su voz  pervive no solo en sus poemas, sino en cada antología que editó y en cada recuerdo atesorado por quienes lo acogieron como amigo.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus