•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Y así ocurre con el nuevo Opel Corsa OPC, un pequeño coche que emociona al verle, aunque su musculoso estilo no va con todo el mundo, al abrir las puertas y contemplar los asientos Recaro casi de carreras y al sentir lo que esconde el capó delantero.

Es un "frasco pequeño" con esencias intensas. Son menos de cuatro metros con un corazón de gasolina que entrega una potencia de 207 caballos.

Ante semejante despliegue de caballería lo lógico es preguntarse si se trata de un 2 litros o de un propulsor de baja cilindrada dotado de un potente turbo. La respuesta válida es la segunda, porque es el 1.6 turbo que es uno de los protagonistas de la ofensiva de motores de la compañía alemana, que empuja y recupera con fuerza desde cualquier régimen de funcionamiento.

Características

Este enérgico propulsor se combina con una caja manual de seis marchas, de recorridos cortos y precisos, en la que la sexta relación se va a destinar a todo menos a llanear, porque este coche a lo que invita es a generar adrenalina.

El color rojo en el que está pintada la unidad de prueba ya es el primer guiño que te avisa de que se trata de una versión del Corsa que va a ser mirada y admirada por los que saben lo que significa las siglas OPC.

OPC solo las llevan en la carrocería los modelos que han pasado por el Opel Performance Center, que es el encargado de preparar los modelos más deportivos del fabricante alemán.

Para poner a punto el chasis del Corsa los ingenieros han trabajado conjuntamente con los especialistas en amortiguación de Koni y el resultado es un coche duro para el uso cotidiano, pero que en conducción deportiva transmite la sensación de ir muy conectado al suelo.

La suspensión filtra todo sin que el vehículo se descomponga, lo que transmite seguridad al conductor en los trazados rápidos y en las curvas.

Esta nueva tecnología de amortiguación selectiva es denominada Opel Frecuency Selective Damping (FSD) y lo que busca es el equilibrio entre la deportividad y un "adecuado" nivel de confort. Para el conductor sí, para el pasaje es otra historia, ya que cualquier irregularidad de la calzada se hace notar rápidamente en el interior.

Para los que quieren exprimir todo el potencial de este pequeño deportivo, que ha sido sometido a intensas pruebas en el Circuito alemán de Nürburgring, Opel ofrece el paquete Performance, que está instalado en la unidad de prueba.

Detalles

El paquete Performance Este incluye un diferencial autoblocante delantero firmado por Drexler, llantas de 18 pulgadas calzadas con neumáticos de altas prestaciones, una puesta a punto del chasis aún más deportiva, y sistema de frenado Brembo, grandes discos delanteros de 330 milímetros.

Del diferencial autoblocante hay que destacar que se hace notar claramente cuando se entra en las curvas con decisión. Su función es evitar que si una rueda pierde adherencia la fuerza del motor se pierda en vacío.

Cuando el diferencial del Corsa detecta diferencia de giro entre los dos semiejes el sistema actúa aumentando el rozamiento interno, bloqueándolo. El conductor lo nota. Siente como si el volante hubiese que moverlo con gestos cortos y continuos.

De los frenos hay que resaltar que detienen al coche en distancias cortas y que son resistentes a la fatiga cuando se hace un uso intensivo de ellos.

En conjunto, Opel ha hecho un pequeño deportivo que va dirigido a un público que busca sensaciones fuertes al volante. El precio en un principio no es un problema mayor, porque lo que buscan es potencia a raudales.

El de este OPC están en la parte alta, aunque en el momento de escribir este reportaje el descuento del fabricante ascendía a 4,020 euros, lo que le hace más asequible que algunos de sus competidores.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus