•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Después de tragar por meses los vidrios rotos del desamor, la cantante mexicana Natalia Lafourcade decidió quedarse consigo misma para agradecer, quizá el verbo que mejor ilustra "Hasta la raíz", su disco de renacimiento, ganador de cinco Grammy Latinos.

"Es un disco de te agradezco, te amo, te perdono, te deseo lo mejor; para nada hay nada negativo al amor o a esa persona. He aprendido que de los momentos difíciles pueden salir cosas buenas", aseguró hoy a los medios la artista de 31 años al referirse a su más reciente trabajo.

Sentada delante de una foto grande del nuevo disco, la compositora reconoció haber escrito sus canciones desde el dolor y utilizado el sueño averiado para atraer a las musas.

"Hace cuatro años terminé una relación especial, intensa. Había puesto todo en ella, ahí me iba a quedar por mucho tiempo y dolió acabar y comenzar de nuevo sin la persona que estaba. Entonces vino mi inspiración", reveló.

"Hasta la raíz" conquistó Grammy Latinos en las categorías de grabación del año, mejor álbum de música alternativa, mejor ingeniería de sonido, mejor canción alternativa y mejor canción del año. Pero al referirse a la obra, la cantante prefiere asociarla con la consecuencia de un acto de amor y de crecimiento como creadora.

"Traté de ser sencilla, de usar un lenguaje cotidiano como si estuviera platicando con un amigo. No quería volverme metafórica al extremo de no hacerme entender, no quería canciones de relleno. La canción 'Hasta la raíz' resume todo el proceso y por eso el disco lleva ese nombre", explicó.

Muestra la confianza infantil de quien ha dejado atrás el pasado y habla como una sabia al referirse a la oportunidad de aprender de los accidentes dolorosos, experiencia que experimentó por vez primera el día de su sexto cumpleaños cuando un caballo le dio una patada en la frente. Por ello debió someterse a una terapia con música que despertó a la artista dormida en su ser.

"Fue algo que debió pasar para acercarme a la música. Tengo poca memoria de aquel suceso, no recuerdo al caballo, pero sé que fue en un rancho, en Veracruz, el día de mi cumpleaños, y que tardé seis meses en recuperarme", dijo.

Ya sana, la niña que fue comenzó a imitar a cantantes, estudió canto y aprendió a tocar guitarra, piano, saxofón y flauta, además de tomar clases de actuación, lo que le dio las bases para debutar como profesional hace casi 14 años.

Natalia es sobrina del destacado escritor chileno Enrique Lafourcade, autor de la novela "Palomita blanca", pero se acercó a la literatura más por influencia de su padre, quien le leía de pequeña poemas de Pablo Neruda.

"Papá me leía a Neruda; sin embargo, mi inspiración suele venir más de las letras de otros músicos. En este disco que acaba de salir hay mucho de Violeta Parra, Caetano Veloso, Gilberto Gil, Simón Díaz y otros", confesó.

Mucho llanto después, a veces sin lágrimas, Natalia logró convertir en canciones el peso que llevó. Su disco ha obtenido varios reconocimientos, pero es lo de menos porque para ella el premio gordo ha sido entender el amor como sinónimo de dar, lo cual le permitió agradecer.

Este mes suspendió giras por Italia y Puerto Rico por dolores de espalda, pero sugiere que el tema es algo físico y no está relacionado con la pena que cargó durante meses.

"Me tocaron semanas de dolor; ya estoy mejor y tengo marzo y abril lleno de fechas", dijo, visualizándose llena de energía en los 15 conciertos que dará cuando regrese, ocho en Estados Unidos, seis en México y uno en Costa Rica.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus