•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando se estrenó en 2001, solo unas semanas después del 11-S, no funcionó demasiado bien en taquilla, pero con los años "Zoolander", una parodia absurda del mundo de la moda, se convirtió en una comedia de culto, por lo que Ben Stiller, su creador y protagonista, decidió darle una nueva oportunidad.

A unos días de que "Zoolander 2" llegue a las pantallas de todo el mundo -la próxima semana-, el propio Stiller, junto con su "familia cinematográfica", Owen Wilson y Will Ferrell, y su nuevo fichaje estrella, la española Penélope Cruz, están inmersos en una gira de presentación que hoy recaló en Madrid.

"Al principio fue extraño volver a esos personajes, pero después de un año y medio trabajando en ellos -junto a Justin Theroux como coguionista- empecé a sentirlos como algo natural y confortable", señaló Stiller a un grupo de periodistas.

En estos quince años, desde que el descerebrado modelo Derek Zoolander se hiciera famoso por sus miradas de pose "Blue Steel" o "Magnum", el mundo de la moda ha cambiado mucho y tanto él como su colega Hansel (Owen Wilson) se han quedado algo desfasados. Y eso que su personaje fue todo "un precursor" del estallido de vanidad que se ha producido con la extensión de las redes sociales.

Stiller considera que haberse anticipado a ese cambio puede ser uno de los motivos que han convertido esta comedia en película de culto.

"La vanidad es muy humana, pero en los últimos quince años se ha exacerbado con los teléfonos móviles, las redes sociales y la gente documentando su vida todo el tiempo", apunta el protagonista de "The Secret Life of Walter Mitty".

"Recuerdo cuando la gente te pedía autógrafos, eso ya no sucede, todo el mundo se quiere hacer fotos. Soy tan feliz cuando alguien me pide un autógrafo", añade entre risas, secundado por Owen Wilson, que le acompaña en la entrevista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus