•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El nuevo Ibiza llegaba al mercado el pasado verano y desde Seat señalaban en su presentación a los medios en Barcelona (España) que cada vez se parecía más a su hermano mayor: el León.

Desde la automovilística estaban en lo cierto porque, además de sus mayores posibilidades de personalización, sus nuevos interiores, los motores más eficientes de tres o cuatro cilindros, y un gran salto en materia de conectividad con el sistema Full Link, el nuevo Ibiza anda al acecho del compacto del segmento C de la marca española, algo que, sobre todo, se nota en el interior.

En el diseño exterior el Ibiza permanece prácticamente inalterable y las modificaciones se limitan a los faros con luces diurnas LED, a los diseños de llantas de 16 y 17 pulgadas y la incorporación de nuevos colores.

Es en el interior y en materia de conectividad donde se observa una gran mejora cualitativa, con una pantalla integrada en el tablero de hasta 6.5 pulgadas, volante multifunción, conexión USB, bluetooth, audio 'streaming' y navegación.

Con la aplicación Seat Connect y las posibilidades de integración del sistema Mirror Link, el conductor puede ver a través de la pantalla el contenido del teléfono inteligente.

Además, el sistema Full Link garantiza la conectividad y compatibilidad con todo tipo de teléfonos inteligentes, tanto aquellos que utilizan el sistema operativo Android como el iOS de Apple.

El nuevo Ibiza también ha mejorado con su antecesor en el nivel de personalización, por lo que permite configurar el interior del vehículo —los aros de las salidas de aire, la decoración del volante o la palanca de cambios—.

Seat ofrece con esta actualización un coche muy ágil y cómodo para la ciudad, ya que maniobra en muy poco espacio y es fácil de aparcar, gracias a los cuatro metros de longitud.

Motor

Además, es cumplidor en carretera al empujar y recuperar desde muy bajo régimen de giro del motor.

De esta forma, la agilidad y el tacto percibido a la hora de conducir, en la que el equilibrio entre estabilidad y confort es bueno, son grandes puntos a su favor.

Así, el Ibiza tiene un mejor tacto de conducción que la mayoría de los vehículos de su segmento.

En las curvas, el coche es estable y rápido en los giros, de manera que puede soportar cambios bruscos. Pese a tener un tamaño comedido, la realidad percibida es la de un coche sólido y seguro que parece más grande.

El vehículo no es ruidoso, desde el punto de vista de la aerodinámica y de la rodadura, y el sonido del motor no es molesto en el habitáculo.

Los asientos son duros pero confortables, por lo que el usuario se sentirá bien acogido en el puesto de conducción. La postura de conducción es muy buena.

En el terreno de la seguridad, el nuevo Ibiza cuenta con nuevos sistemas como para evitar la somnolencia y el freno multicolisión.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus